loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Escenas educativas 31: “Tu hijo va solo”

Maribel reflexiona en este texto sobre “nuestra responsabilidad como "padres profesionales" y a la de los profesores como jugadores del mismo equipo” a tenor de una frase desafortunada que le dijo la profesora de su hijo cuando Maribel quiso felicitarla por todo lo que su hijo había crecido con ella: “Con un niño así es fácil, vuestro hijo va solo”.
Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Escenas educativas 31: “Tu hijo va solo”

 

Maribel reflexiona en este texto sobre “nuestra responsabilidad como “padres profesionales” y la de los profesores como jugadores del mismo equipo” a tenor de una frase bastante desafortunada que le dijo la profesora de su hijo cuando Maribel quiso felicitarla por todo lo que su hijo había crecido con ella: “Con un niño así es fácil, vuestro hijo va solo”. Si quieres enviarnos tu reflexión o tu historia, hazlo a autores@gestionandohijos.com.

Me gustaría compartir con vosotros una experiencia que me hizo reflexionar sobre la relación entre los profesores y los padres. Sucede en la típica escena de final de curso. Las familias nos apuramos por cerrar tutorías con los profesores para conocer el balance del año y en nuestro caso, aprovechamos sobre todo para transmitirle al profesor nuestro agradecimiento, por su vocación y su dedicación. Es obvio que valoramos que los resultados académicos de nuestros hijos son en parte fruto de su buen trabajo, pero no sólo lo pensamos, ¡lo decimos! Porque sabemos que a todo buen profesional le gusta que le reconozcan su labor, y porque nos sentimos muy felices por contar con ellos. ¡Es cierto! En un ambiente en el que parece que tenemos que salir volando a Finlandia para que nuestros hijos tengan un futuro, no queremos dejar de agradecer que tenemos muy buenos profesionales, y que aunque el sistema es muy susceptible de mejorar, curso a curso hay personas que se dejan el corazón para ayudar a nuestros hijos a crecer (en muchos sentidos).

El caso es que este año me he sentido un tanto decepcionada. “Gracias por vuestras palabras, con un niño así es fácil hacer mi trabajo, vuestro hijo va solo….” ¿Va sólo? No, perdona, tiene a unos padres preocupados por su educación, que le motivan en su aprendizaje, que le dan oportunidades de desarrollo personal, que aprenden cada día como padres, que leen y reflexionan sobre sus experiencias y que, en definitiva, trabajan cada día, como tú, para proporcionarle el mejor entorno para que saque lo mejor de sí mismo.

Creo que la respuesta de la profesora ha herido un poco mi orgullo, y sinceramente, es bueno sentirse así para que el EGO maternal no crezca más de la cuenta. Pero en el fondo, yo también soy una “madre profesional”, también me gusta que reconozcan mi trabajo. ¿O de verdad piensan que un niño con un buen currículo escolar, con buena educación y valores, es fruto de la casualidad?

Después de rumiar un poco la experiencia creo que lo que me ha inquietado más es la falta de interés. ¿A que cuando habéis leído un titular en el periódico sobre el mejor profesor del mundo os habéis interesado por él? ¿O por las cualidades del mejor sistema educativo finlandés, o japonés o de cualquier punto del planeta? ¡Pero si nosotros no somos profesores!, ¿para qué nos sirve conocerlo? Si realmente somos parte de un equipo, todos debemos conocer y reconocer las condiciones ideales para conseguir lograr nuestros objetivos. Como madre me preocupo de conocer el “terreno de juego”, aprender un poco de todo el mundillo educativo, interesarme por el proyecto pedagógico del centro, conocer el método del profesor y observo sus cualidades durante el curso. No busco errores, ni problemas, mi escáner busca buenas prácticas, experiencias positivas, talento… porque sé que tengo más oportunidades de aprender de lo bueno que de lo malo. ¿Qué os parecería que un profesor nos pidiera una tutoría a nosotros, para conocer nuestro trabajo profesional en casa? ¿Por qué no?

Imagen de portada: Lourdesnique /Pixabay.

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.