loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Infinito

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

María Soto, de Educa Bonito con Disciplina Positivaque estará con nosotros el 6 de mayo en Barcelona, comparte una hermosa lección sobre el amor que le dio su hijo pequeño. Esta lección le hace pensar que los adultos nos hemos desconectado del mundo y de nosotros mismos. ¿Aprendemos de los niños?


Cómo es el corazón de los niños que aún tiene la capacidad de leer el Universo.
¿En qué momento nos hemos desconectado? Del mundo. De nosotros mismos.

“Hay que ser….”
“Eres….”

Esas etiquetas que nos clasificaron y enseñaron los márgenes imaginarios de nuestras más crueles limitaciones. Que día a día intentamos romper y con los que chocamos sin saber casi constantemente. Que hace ya tiempo, en un momento de lo más tonto, cuando nuestro corazón aún estaba hecho de magia y luz, decidió que algo “no era” como tenía que ser.
Que no “éramos” lo suficientemente ésto o “éramos” demasiado lo otro.
Juicio. Culpa.”Crecer”.

Es muy útil clasificar el mundo para entenderlo y por eso lo agradecimos, aunque doliera, aunque aceptarlo y “madurar” supusiera admitir esa “versión” impuesta e inamovible de nuestra esencia.

Ese descuido en el que nos confundimos y “lo que haces” pasó a ser “lo que eres”, para pasar a ser “como te ves” y más tarde “qué decides de ti mismo”.

Esta noche ha habido emociones de más en el cuento de buenas noches. Hoy tuvimos que hacer recuento y repasar cuánto nos queremos, porque a Antón se le ha expandido ese corazón de luz un poquito y quiere asegurarse de que hay para todos.

“-¿Cuánto quieres a Elenita?
-Infinito.
-YO MÁS.¿Y cuánto quieres a Papá?
-Infinito
-YO MÁS.¿Y a Memé?
-Infinito
-YO MÁS ¿Y a Irene, Ana, Tatá, Manuel ( Y toooodos sus familiares directos)?
-Infinito
-YO MÁS.¿Y a ti?
-…….
-¿Y a ti, Mamá, cuántooo?
-Mucho cielo
-No, Mamá, es más que infinito! Yo me quiero más que infinito! ¿Y tú?”

El terremoto en el pecho hace que tiemble la garganta y sólo se me ocurre un beso de buenas noches mientras él me dice “Infinto” una vez más.

No me preguntó si yo le quería. LO SABE.
No entendió que YO no me quisiera infinito, porque gracias al cielo, aún mira la vida bonito y a ÉL, que es mi Infinito, aún no se le ha olvidado quererse.

 

María Soto

María Soto

Experta en disciplina positiva
+ INFO

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.