loader image

Educar es todo

Porteo ergonómico: cómo podemos hacerlo con nuestros bebés

Os contamos cómo portear a tu bebé de forma segura
diario de conducta

Diario de Conducta

CONSIGUE LA INFOGRAFÍA
 

El porteo ergonómico es una práctica que muchas madres y padres cada vez adoptan más a la hora de moverse con su hijo. Es un sistema de transporte que permite que el bebé y el adulto porteador estén en constante contacto. Y aunque se trata de una práctica beneficiosa, los padres y madres deben aprender a usar bien el porteo para que no se corra ningún riesgo con el bebé.

Beneficios del porteo ergonómico

Son numerosos los estudios científicos que demuestran los beneficios de realizar porteo ergonómico con nuestros hijos pequeños. Entre ellos, el estudio de Elena López Acuña, co-directora del programa de formación de Asesoras de Porteo y Maternidad y María Salmerón Ruiz, pediatra de la Unidad de Medicina del Adolescente del Hospital Universitario La Paz señala que, de realizarse bien el porteo, va a beneficiar tanto al recién nacido como a la persona porteadora. Pero para ello este porteo debe ser ergonómico, es decir, que se adapte tanto al cuerpo del adulto como a la fisionomía del bebé.

Entre los beneficios que aporta a los porteadores, se encuentra la mejora del vínculo, la disminución de la depresión postparto en las madres así como ayuda a la movilidad de la persona que portea al bebé.

Asimismo, el bebé va a sentirse mucho más seguro, ya que recibe el calor del contacto de su madre o padre como lo tenía cuando se encontraba dentro del vientre de la madre.

  • Da sensación de seguridad al bebé: “Tras el parto, el bebé reconoce el cuerpo de su madre como su hábitat, sintiéndose seguro. Conforme crece, esta sensación de seguridad en contacto con su madre se mantiene y, poco a poco, se amplía al resto de los cuidadores habituales”.
  • Favorece la termorregulación del bebé.
  • Disminuye el llanto del recién nacido.
  • Favorece la lactancia materna. Ya que el contacto con el cuerpo del adulto “pone en marcha las mismas hormonas que promueven la lactancia: oxitocina y prolactina”.
  • Potencia el apego seguro.
  • Mejora el sueño del niño: “Un bebé tranquilo, que se siente seguro, concilia el sueño con más facilidad y tiene, por tanto, más oportunidades de dormir. El resultado es que los bebés tranquilos y seguros suman, al final del día, más horas de sueño y de mejor calidad. Esto último es especialmente importante, ya que el cerebro humano organiza las experiencias vividas durante el sueño”.

Cómo realizar un porteo ergonómico seguro

Estas son algunas consideraciones que debemos tener en cuenta a la hora de realizar el porteo:

  • La posición de la cadera es muy importante para la comodidad del bebé y para que no se corra ningún riesgo. Las investigadoras señalan que la cadera “debe estar basculada hacia delante, con su periné parcialmente apoyado en el adulto, no apoyando el pubis completo”.
  • Debemos ajustar bien el portabebés. Para ello, podemos comprobar suavemente si el bebé se balancea o si se cae hacia un lado.
  • En cuanto a la cabeza del bebé, debe ir sujeta tocando el cuerpo del adulto. La barbilla del recién nacido no puede chocar con el esternón, porque se podría provocar así riesgo de asfixia. Aunque el bebé lleve la frente apoyada el en el portador, la nariz debe ir separada para que pueda respirar. Ante esto, debemos ir fijándonos en si el bebé pega su boca y nariz contra nuestro cuerpo.
  • La altura a la que el bebé debe posicionarse en el cuerpo del adulto debe ser siempre por encima del ombligo. “Las nalgas del bebé nunca deben ir por debajo de la región umbilical del adulto y, en bebés pequeños, que se le pueda dar un beso con comodidad en la cabeza pero no darle con la barbilla”, señalan.
  • El soporte de la espalda del portabebés debe ser adaptable para que según crezca el niño, pueda tener mayor movilidad. “Siempre se ha de poder sostener toda la espalda del bebé, hasta la cabeza, si se duerme”, resaltan las investigadoras.

No hace falta tener una mochila ergonómica para realizar un porteo seguro. Muchos adultos usan pañuelos, fulares o bandoleras para poder llevar a su hijo. Las investigadoras señalan que estos portabebés son seguros, aunque es recomendable acudir a un experto en porteo si no estamos seguros de qué portabebés escoger.

lactancia_ETT

Lactancia sin dolor

Con la colaboración de la periodista

Ana López

Descubre cómo lograr un agarre correcto con este descargable gratuito.

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.