loader image

Educar es todo

De 12 a 18 años

Historia de Germán

Germán se ha mudado con sus padres a una ciudad nueva y desde hace unos meses ha cambiado su actitud y está desconcertando a sus padres.

Se viste de forma diferente y es el tercer corte de pelo que prueba este mes. Por otro lado, está encantado yendo al colegio, aunque sus notas han bajado un poco, pero no ha llegado a suspender.
Sus padres le oyen hablar por teléfono con sus nuevos amigos y no parece ni su voz. Están preocupados porque ya no saben quién es. Han decidido vigilarle y descubren que ha comprado tabaco y que ha robado una botella de vino en un supermercado.

Germán se pone muy nervioso cuando sus padres le castigan y no le importa que le quiten la paga, pero cuando quieren quitarle el móvil se vuelve casi violento.

Sus padres entienden que está haciendo lo imposible por encajar y por ello ha traspasado límites. Se sientan con él y le transmiten que confían en él y le recuerdan que ellos están para ayudarle. Le devuelven su móvil y le llevan un fin de semana a su antiguo pueblo para que se reúna con sus amigos de toda la vida. Entre todos intentan transmitirle que él no necesita cambiar para que le atiendan. Encajará realmente en donde le acepten tal y como es.

  • Hará cualquier cosa para que le miren.
  • Necesitará una etiqueta social para sentirse a gusto, un papel que interpretar para hacerse visible (el macarra, el gracioso, el bohemio, etc.).
  • Interrumpirá situaciones y conversaciones con cualquier pretexto. La intención de fondo es que no se le pierda de vista.
  • Su imagen será muy importante.
  • Tendrá una actitud tensa y podría desarrollar ansiedad. Analiza cómo hacerse visible en cada situación y eso requiere mucha energía.

Sus demandas de atención no serán tanto hacia nosotros como hacia los miembros de su grupo de amigos. Sus necesidades sociales le llevan a buscar nuevos contactos y no es a nosotros a quienes buscan para afianzar su sentido de comunidad, aunque seguimos siendo sus figuras de apego.

Si sus necesidades de atención han sido satisfechas, será un miembro del grupo estable, que no necesitará hacerse notar constantemente para sentir que se le tiene en cuenta.

Si, por el contrario, durante su infancia ha percibido que no se le atendía lo suficiente, habrá decidido que su manera de pertenecer a un grupo es siendo el que llama la atención, al que miran todos siempre. Esto podría generar mucho rechazo.

  • Establecer conexión a través de algo que le guste, una afición que le mantenga atento. Utilizar esos momentos para preguntar y escuchar.
  • Seguir trabajando de qué forma participan en la familia: hacerles partícipes pidiendo su ayuda y transmitiendo que sin ellos, nada sería igual.
  • Los gestos de complicidad sirven a cualquier edad. En una situación en la que no podamos interactuar directamente, ese guiño de un lado al otro de la mesa significa mucho para ellos.
  • Si llama la atención delante de familia o amigos, no ridiculizarle o llamarle la atención en ese momento.
  • Hacerles ver que ellos nos importan siempre, pero no las conductas inadecuadas que tengan. Por ejemplo, ignoramos si dice una palabrota o se echa un eructo en público, pero les hablamos de otra cosa, sin ignorarlos a ellos.
  • Repetir a menudo que son importantes para nosotros, que pueden equivocarse y no necesitan hacerse visibles constantemente. Nuestro amor es incondicional.

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.