loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Un recorrido por 10 aspectos clave que demuestran que
LA EDUCACIÓN PUEDE CAMBIAR EL MUNDO
y ayudarnos a cumplir los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

CURSO SOBRE "COSAS DE CASA"

Aprende a ver los conflictos como una oportunidad para educar

Aprender a gestionar los conflictos

Educar en la empatía: hacia una sociedad más cooperativa y menos individualista tras el confinamiento

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

De niño disfrutaba haciendo teatro. Me gustaba ponerme en el lugar de los personajes para acercarme a su forma de sentir, de pensar y de actuar. Me llamaba la atención todo aquello que me resultara diferente, novedoso y quería comprenderlo.

Sin saberlo, lo que estaba haciendo era intentar empatizar con los demás tomando su perspectiva mental y acercándome a su forma de sentir. Así es como comienzo el libro “Educar en la empatía, el antídoto contra el bullying”, publicado con Plataforma Editorial en septiembre de 2019.

¿Y porqué escribí el libro? Básicamente porque considero que el cambio del sistema educativo es necesario, y porque pretendo aportar mi grano de arena para conseguir una sociedad más empática y cooperativa.

También deseo acercar el conocimiento científico actual sobre el tema a la sociedad, pues estoy firmemente convencido de que la base para lograrlo pasa por la educación. Educar a nuestros hijos e hijas en la empatía es, por tanto, hacer de ellos mejores personas, y también, contribuir a hacer un mundo mejor, y un futuro mejor.

La violencia es incompatible con la empatía, ya que, al empatizar, tomas consciencia de la otra persona y te pones en su lugar, desde una actitud abierta y flexible, sin miedo al cambio y con disposición a mejorar. Cuanto más empático es alguien utilizará mucho menos la violencia como forma de resolver los conflictos.

Por lo tanto, una sociedad más empática utilizará en menor medida la violencia a la hora de resolver conflictos. Es por ello que la empatía es la otra cara de la moneda, pues la mejor forma de reducir la violencia es fomentando la empatía. Por ello analicé el “cerebro empático” llegando a la conclusión de que las partes de ese cerebro se solapan en gran medida con las del violento. La activación de esos circuitos cerebrales hacia un sentido, por ejemplo, hacia la empatía, podría actuar biológicamente como inhibidor del otro, es decir, de la violencia. Esta afirmación abre muchas puertas a la investigación y a la intervención, pues nos da las claves de cómo llegar a ser sociedades más empáticas y menos violentas.

La educación emocional y en empatía va a hacer posible que nuestras hijas y nuestros hijos sean felices, y, por lo tanto, que alcancen el éxito social. Una educación basada únicamente en los conocimientos no va a llevar por fuerza a la felicidad, sino a contar con una serie de capacidades o dominar unas materias o competencias. No quiero decir que esto último no sea importante, pero, en mi opinión, no es lo fundamental, pues saber gestionar nuestras emociones y relacionarnos de forma sana con los demás ayudará a formar vínculos afectivos estables con nuestra familia, amistades, colegas del trabajo.

Nos llevará también a que tomemos decisiones basadas en aquello que queremos realmente de acuerdo a cómo nos sentimos, y no en aquello que se nos demanda o se espera de nosotros. Pero incluso una educación en empatía facilitará el aprendizaje de nuestras hijas y nuestros hijos, pues se centrará en la cooperación frente a la competición, en la que todos ganan y se ayudan. Y claro, al crecer todo ello lo llevarían al contexto laboral, social y político, con las grandes repercusiones que supondría para nuestra sociedad.

Las personas más empáticas tienen mayor interés por el bienestar de los demás, lo que se plasma en pequeños detalles en el día a día que van desde la escucha activa hasta la compresión de los estados emocionales. Son por ello más queridas y respetadas, se las busca inconscientemente y muchas de ellas, acompañadas con otras características, tienen gran capacidad de liderazgo. Son respetuosas, mentalmente flexibles y solidarias, por lo que los demás se sienten aceptados mostrándose tal y como son. Confían en lo demás y cooperan, por lo que concilian mejor su vida personal y laboral. Por todo ello son personas más felices, ya que suelen encontrar muestras de afecto y receptividad en todos los ámbitos de su vida.

Cooperar sincroniza nuestros cerebros, nos es gratificante y nos hace sentir mucho mejor. Mucho más que la competición. Y los estudios científicos lo avalan, pues son las personas, empresas y organizaciones empáticas las que funcionan mejor, hacen que nos sintamos bien y tienen mejores resultados.

¿Porqué hemos creado y potenciado entonces un sistema competitivo en el que mujeres y hombres poco empáticos, incluso con rasgos psicopáticos y narcisistas llegan más fácilmente a los puestos de poder? Esta situación de crisis sanitaria, económica y social debida al COVID-19 nos está permitiendo tomar consciencia de sus consecuencias a nivel mundial. Es tiempo de cambio, abogo por un cambio de modelo basado en la educación en empatía, y así algún día “cerebros emocionalmente empáticos” dirigirán el mundo y las cosas irán, estoy seguro, de forma muy distinta, pues se interesarán por la prevención y por el bienestar de las personas, más que por sus propios intereses políticos para perpetuarse en el poder o alcanzarlo a cualquier precio.

Desde Gestionando hijos y Totto queremos reconocer aquellas prácticas que tengan como finalidad la lucha contra el acoso escolar. Podéis participar en las siguientes categorías: colegios, alumnos, empresas, medios de comunicación e instituciones. Consulta toda la información y participa en esta iniciativa aquí.

Luis Moya Albiol

Luis Moya Albiol

Catedrático de psicobiología
+ INFO

Un recorrido por 10 aspectos clave que demuestran que
LA EDUCACIÓN PUEDE CAMBIAR EL MUNDO
y ayudarnos a cumplir los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

CURSO SOBRE "COSAS DE CASA"

Aprende a ver los conflictos como una oportunidad para educar

Aprender a gestionar los conflictos

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.