loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 
guia-gestionar-ansiedad-portada

Guía para gestionar la ansiedad y el estrés en los niños.

Con la colaboración de la psicóloga

Úrsula Perona

Descubre: Cuáles son los síntomas del estrés infantil y cómo puedes ayudar a tus hijos e hijas a gestionarlo.

CURSO SOBRE "COSAS DE CASA"

Aprende a ver los conflictos como una oportunidad para educar

Aprender a gestionar los conflictos

Enséñale a compartir, ¡pero no le obligues!

Enseñar a compartir, no obligar a compartir
Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

“Hay que compartir”, “venga, déjaselo”, “no seas egoísta”… ¿Cuántas veces le has dicho esto a tu hijo o hija? Tenemos un afán asombroso por inculcarles que todo es de todos, pero ¿para nosotros, de adultos, todo es de todos? Pongamos una situación. Estáis en el parque, tu hijo está jugando con su tractor y llega un niño y se lo quiere coger. Tú le dices: “Déjaselo”, cuando el niño acaba de llegar y estaba tan feliz con su tractor. Ahora imagínate que el papá de ese niño se acercara a ti y te quisiera coger tu móvil, y tu hijo te dijera: “Venga, déjaselo, no seas egoísta”. ¿Por qué de adultos podemos decir que no a prestar nuestras cosas y de niños tienen que dejarlo todo? Lo que hacemos es obligar, no enseñar a compartir.

Sobre esta paradoja bromeaba Carles Capdevila en uno de nuestros eventos.

Enseñar a compartir, no obligar a compartir

Lo primero que tenemos que tener claro es que, como nos cuenta la pedagoga Maite Vallet, “a los niños no les resulta fácil distinguir lo que es propio de lo ajeno. Si algo les llama la atención, lo cogen como si fuera suyo, y les cuesta muchísimo prestar lo que les pertenece”. Por tanto, lo que tienen que aprender es que cuando quieren algo, tienen que pedirlo. E importante, el otro niño puede tener motivos para no dejarle eso que quiere. Y es que hay muchas cosas que no son de todos, que son personales. No es conveniente enseñarles o imponerles que todo es de todos. De hecho, obligándole a compartir su juguete no fomentarás su generosidad, porque lo habrá hecho obligado, sin querer. El niño se toma eso más como un castigo, y entonces su actitud será más de resentimiento que de generosidad, estaremos provocando lo contrario a lo que queríamos.

Otro aspecto importante que nos señala Vallet es que a pesar de pedir las cosas por favor, está bien que el niño aprenda que le pueden decir que no. Por un lado, esto es positivo porque “tienen que aceptar el ‘no’. No hay que darles todo lo que pidan; Si no luego de adultos no van a aceptar que les digamos que no a algo”. Pero además de aceptar el ‘no’, “tienen que saber decir ‘no’, como a compartir cosas personales, el tiempo o nuestro cuerpo”, apunta Maite. “Es importante que sepan con quién o qué no tienen que compartir”, añade.

¿Cómo enseñamos a compartir?

De las enseñanzas de Maite Vallet, señalamos 5 pautas fundamentales para enseñar a compartir a nuestros hijos:

  1. Respetar sus favoritos. Como hemos quedado en que no todo es de todos y que no le vamos a obligar a compartir todo, vamos a permitirle que se guarde sus juguetes favoritos. Vamos a llegar a un acuerdo con él, que no comparta su juguete o muñeco favorito y comparta el resto con los demás. Entonces, por ejemplo, a la hora de ir al parque, no llevar solo su tractor preferido, sino llevar otro juguete más que esté dispuesto a compartir.
  2. Dar ejemplo. Es importante que en casa fomentemos estos valores de generosidad, que compartamos y demos cosas materiales a los demás y que compartamos también tiempo, ideas y conversaciones. Si cuando él o ella te pide una cosa tuya, tú siempre le dices que no, no estarás favoreciendo que luego él quiera compartir con sus hermanos o con otros niños.
  3. Los beneficios de compartir. Cuando son pequeños, ellos no saben lo que es compartir. Muchas veces lo confunden con regalar o con que mientras el otro tiene su juguete, él ya no puede jugar con él. Lo que les tenemos que enseñar es que pueden jugar juntos con los juguetes o las muñecas de los dos, y que eso es más divertido que estar cada uno solo con su juguete. “Si los comparten, pueden disfrutar con quienes están compartiendo”, dice Maite.
  4. Llegar a un trato. Es importante que los niños experimenten que si ellos no dejan, los otros tampoco les van a dejar algo cuando ellos quieran. Para intentar convencerles de que compartan, podemos recurrir a la negociación. “Si tú quieres su carrito, déjale tú tu pelota”, por ejemplo.
  5. Cuidar lo de los demás como si fuera tuyo. María Vallet subraya que “es muy importante que les enseñemos a respetar lo que es de otros, enseñándoles que todo lo que nos prestan hay que devolverlo en óptimas condiciones. Por eso mismo, “si han dejado algo y no se lo han tratado bien, se pueden negar a volver a prestar, así les hacemos que respeten lo suyo”, explica Maite.

 

¿Te han resultado interesantes estas pautas? ¿Tienes tú otras que han ayudado a tu hijo o hija a compartir? ¡Compártelas con nosotros! 😉

Ana Nieto

Ana Nieto

Periodista.
+ INFO
guia-gestionar-ansiedad-portada

Guía para gestionar la ansiedad y el estrés en los niños.

Con la colaboración de la psicóloga

Úrsula Perona

Descubre: Cuáles son los síntomas del estrés infantil y cómo puedes ayudar a tus hijos e hijas a gestionarlo.

CURSO SOBRE "COSAS DE CASA"

Aprende a ver los conflictos como una oportunidad para educar

Aprender a gestionar los conflictos

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.