loader image

Educar es todo

Poner de moda a las buenas personas

Lo que te voy a contar en este artículo no es nuevo, pero es muy importante. Está inspirado en gran medida en lo que he tenido la oportunidad de escuchar de una muy buena persona a la que admiro y quiero: Víctor Küppers.

  1. La gente queremos tratar con buenas personas.
  2. El mundo está lleno de buenas personas, de personas admirables. Personas anónimas, humildes que, sencillamente consiguen, que los que les rodean se sientan mejor.
  3. Una buena persona no tiene que aparentar quien no es porque sabe quién es.
  4. Siendo auténtico se vive mejor, se gana en calidad de vida. El cerebro está más sosegado, sereno.
  5. Ser bueno no es cursi. Ser bueno es ser una persona humilde, generosa, respetuosa, tolerante. Admiremos y valoremos la bondad. Ser inteligente es una suerte. Ser bondadoso es una elección.
  6. Pongamos de moda las buenas personas. Hagamos publicidad de las buenas personas.

Te propongo que, en casa, con nuestros hijos pongamos de moda, hablemos, de las buenas personas. Hay cientos de buenas personas que nos rodean. El denominador común de esas personas es que añaden a nuestros días momentos buenos. ¿Queremos ser una de esas personas? ¿Queremos contribuir con nuestros mensajes para que nuestros hijas e hijos también lo sean?

Si ponemos un poco de atención podremos observar que todos los días vamos a tener la oportunidad de valorar y hablarle a nuestros hijos de buenas personas para animarnos y animarles a que también nosotros lo seamos.

Hoy, en el momento que escribo estas líneas, es la una y media de la tarde de un jueves. He tenido la oportunidad de estar con muchas buenas personas, gente que me han llenado de buena energía, que han hecho de mi día un mejor día. He estado…

  1. Con una compañera de la empresa agradecida por una gestión que he hecho por ella y que era mi obligación pero que ella agradece con sinceridad y emoción.
  2. Con un abogado que se ocupa de temas de extranjería. Una persona servicial, con ganas de agradar.
  3. Con un taxista que me llevó al servicio de extranjería. Una persona agradecida a la vida a pesar de que a sus 30 años sufrió un gravísimo accidente que le marcó para siempre.
  4. Con la persona que me atendió. Tan amable. Cuando le dije que era amable, me dijo humildemente que “lo intentaba”
  5. Con el panadero, siempre, siempre de buen humor.
  6. Con el conserje de casa, dispuesto a ayudar a los vecinos.
  7. Con María, una persona que viene ayudarnos a casa. Siempre con energía, solventando dificultades que se le aparecen siempre con bondad.
  8. Con unos clientes que siempre tienen palabras de estímulo y de cariño, creando una relación fluida.
  9. Con mi amigo Félix, que te regala ideas como si no costaran. Siempre está dispuesto a ayudarte y jamás te propone un negocio. Tenemos una relación muy interesante y muy desinteresada

Fijarse en las personas que son buenas personas nos va hacer que la vida sea más placentera. La propuesta que hago en estas líneas supone cambiar el foco en el que centramos nuestras conversaciones:

  1. Sustituir éxito – económico o social – por bondad: en nuestras conversaciones en nuestras redes sociales vamos a hablar de personas, hechos en los que las buenas personas sean protagonistas.
  2. Cambiar crítica por admiración: en muchas ocasiones parece que sintamos más placer criticando que admirando. Criticar a un vecino nos parece más divertido que admirar a otro. Criticar a un profesor, a un jefe, a quien sea nos parece más entretenido que ensalzar a otros.

Intentemos poner de moda las buenas personas. Intentemos que nuestras hijas e hijos aspiren junto con nosotros a ser una de ellas.  

Foto de Casa creado por gpointstudio – www.freepik.es

Leo Farache

Leo Farache

Director de Educar es Todo.
+ INFO

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.