loader image

Educar es todo

10 expertos te muestran las lecciones que hemos aprendido sobre las emociones: Emociónate para educar mejor

Mucho hemos hablado de las emociones con diferentes expertos y hemos aprendido todas estas lecciones: identificar las emociones, entenderlas como oportunidades de aprender, tratarlas desde la calma y reconocer su protagonismo en la educación y en el aprendizaje son algunas de las claves.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

10 expertos muestran las lecciones que hemos aprendido sobre las emociones: Emociónate más para educar mejor

Hasta hace poco, se desestimaba el importante papel de las emociones en el aprendizaje, en el bienestar y en la educación. Hoy sabemos que, antes de ser seres racionales, somos seres emocionales y que las emociones tienen una importancia superlativa en nuestro bienestar, en nuestro aprendizaje, en nuestra motivación, en nuestras relaciones sociales y, por supuesto, en nuestra educación. Mucho hemos hablado de ellas con diferentes expertos y hemos aprendido todas estas lecciones: identificar las emociones, entenderlas como oportunidades de aprender, tratarlas desde la calma y reconocer su protagonismo en la educación y en el aprendizaje son algunas de las claves.  

Begoña Ibarrola “El mayor reto para padres y madres es dar a las emociones el lugar que necesitan tener en el hogar”

La psicóloga y autora de cuentos infantiles, que estará con nosotros el 17 de diciembre en Madrid, nos dice en una entrevista los niños deben entender que la emotividad no es algo sorprendente e incontrolable, sino un medio de  expresión de su personalidad, y como todo medio de  expresión, puede ser educado. Por este motivo, enseñarles aidentificar, reconocer, y controlar sus emociones debería ser un objetivo prioritario en la educación de los hijos  y los padres deberían servir de modelos.

Begoña nos recordó en esta ponencia que “la gestión emocional es la capacidad de controlar y encauzar adecuadamente las emociones e impulsos perturbadores. Todos tenemos derecho a estar enfadados, pero como padres y madres debemos decirles: “Cuando te enfades, no debes insultar, pegar, agredir, romper… Puedes hacer otras cosas”.Todas las oportunidades de la vida, del día a día, pueden ser oportunidades de gestión emocionalBegoña Ibarrola contestó que “La alfabetización emocional es una asignatura pendiente.

Para Begoña, el mayor reto para padres y madres es  “dar a las emociones el lugar que necesitan tener en el hogar”. Hasta ahora, nos cuenta, “no se ha tenido en cuenta el papel tan importante que tienen las emociones para nuestra vida y nuestra felicidad”. Por eso, cree importante que padres y madres “no intenten negar las emociones de los hijos, por más que estas puedan traer conductas no demasiado adecuadas, que acojan todo tipo de emociones y que aprendan a acompañar a sus hijos en las emociones. Y también que aprendan trucos para ayudar a sus hijos a salir de emociones que pueden no ser muy positivas para ellos”.

Las emociones consiguen fijar mucho más en nuestra memoria cualquier cosa más que cualquier proceso basado en la repetición ” Noelia López-Cheda

La coach, con la que también tenemos el placer de contar en nuestro encuentro en Madrid escribió en un post en nuestro blog sobre la importancia de las emociones para educar a niños extraordinarios “Las emociones consiguen fijar mucho más en nuestra memoria cualquier cosa más que cualquier proceso basado en la repetición porque ¿qué recuerdas con más intensidad de tu época de estudiante? Yo desde luego principalmente aquellas cosas que me motivaron más, como aquellas canciones que inventábamos para aprender los ríos, aquellas maquetas que elaborábamos con países, capitales y ciudades, aquel concurso de preguntas que tuvimos que preparar en equipo… Así que apliquemos la emoción en cualquier tipo de aprendizaje, o a cualquier interacción con ellos para ir descubriendo aquello que les encanta y les motiva”.

“La toma de decisiones es un proceso muy emocional. Hay que dejar que el niño siga sus instintos” Álvaro Bilbao

El neuropsicólogo nos acompañará en un taller el 13 de diciembre sobre creatividad. En un taller anterior en Bankia, habló sobre la toma de decisiones, un proceso en el que las emociones juegan un papel fundamental. “Hoy en día sabemos que la toma de decisiones es un proceso muy complejo, en el que intervienen tanto razón como emoción y que es un ejercicio mental tremendamente complejo.  La toma de decisiones es, y debe ser, un proceso muy emocional. A medida que nos hacemos mayores vamos perdiendo nuestra capacidad para escuchar nuestras emociones e intuición. Por eso a veces lo más importante (y difícil) que pueden hacer padres y educadores es dejar que el niño siga sus instintos y aprenda de sus aciertos y equivocaciones. Es muy importante enseñarles a escuchar su voz interior

“Con cada emoción experimentada y aprendida nuestro cerebro crea conexiones nuevas” María Soto.

La fundadora del proyecto Educa Bonito con Disciplina Positiva subraya en este post que “hasta hace bien poco desconocíamos el papel de las emociones en nuestro desarrollo y, como no sabíamos para qué servían, no podíamos aprender a vivirlas de manera controlada, es decir, crecer aprendiendo de las emociones que nos suscita cada momento para perfeccionar nuestra capacidad de adaptarnos. Normalmente hemos aprendido a vivir en la dualidad “anulo-exploto” o “reprimo-deformo”…y así nos va muchas veces.  Si fuéramos honestos reconoceríamos que la mayoría de nosotros vamos dando bandazos emocionales sin autoconocimiento y con muuuy poquito autocontrol. Con cada emoción experimentada y aprendida nuestro cerebro crea conexiones nuevas. Madura y transforma esas experiencias en recursos para situaciones futuras. Afortunadamente, la inteligencia emocional es un tema que ya resuena en la sociedad. Por fin hemos sabido apreciar su importancia y esperemos que dentro de más bien poco empiece a dejar de darnos miedo sentir y sacar lo que nos mueve. Esperemos que mostrar una emoción, sin faltar respetos ajenos, deje de verse como una debilidad porque realmente es todo lo contrariohay que ser muy valiente para dejar hablar al corazón… a veces nos dice cosas muy intensas”.

“Todas las emociones tienen como finalidad el aprendizaje y e crecimiento, pero su dificultad es tratarlas desde la calma”. Yolanda Salvatierra

La psicóloga, responsable de Kash-Lumn, nos recuerda que “las emociones centran toda nuestra atención, ese es su gran poder.  Las emociones están ahí para aprender. Hay que entender su función, comprender su mecanismo de acción y sobre todo saber identificarlas en un comportamiento. Contener una emoción es el resultado de un proceso educativo complejo que responde más a normativas sociales que al proceso evolutivo natural. Emocionarse tiene que ver con sentir y con desarrollar capacidades adaptativas que nos permitan aprender de la propia experiencia. Todas las emociones tienen como finalidad el aprendizaje y el crecimiento, de ahí su función protectora y adaptativaLa dificultad que tienen las emociones es tratarlas desde la calma.  Comprender la razón de ser de la emoción y tomar consciencia de qué capacidad hemos de poner en marcha, es fundamental para una óptima salud emocional que propicie el aprendizaje y el desarrollo madurativo. Además, favorecerá que actuemos desde la calma. Saber nos calma y propicia que razón y emoción se complementen, pero para ello hace falta un largo recorrido. Recorrido que en los peques necesitará de al menos los primeros 6 años y no se completará hasta alcanzada la edad adulta y a veces, toda la vida”.

 “Las emociones nos regalan una información valiosa sobre quiénes somos y qué necesidades tenemos”. Mª Ángeles Jové Pons. 

La experta de AEIOU Coaching nos recuerda en este post que “las emociones, sí o sí, forman parte de nosotros, no podemos ignorarlas e influyen en nosotros poderosamente. Si no les prestamos atención no podemos estar seguros de cómo van a influir en aquello que pensemos, digamos o hagamos, lo cual puede complicarnos la vida. Enseñemos a nuestros hijos desde pequeños a identificarlas, ponerles nombre y sobre todo a legitimarlas (permitir que transiten en nosotros y aprender a gestionar qué hacemos “que la emoción no tome las decisiones por nosotros”). Nos regalan una información valiosa sobre quiénes somos y qué necesidades tenemos”.

“Nuestros hijos tienen derecho a emocionarse y a expresar esas emociones”. Alba Alonso

Alba Alonso, profesora y responsable de la iniciativa RealKiddys quiere derribar estereotipos recordando en esta ponencia quetodos los niños y niñas de este mundo tienen derecho a expresar sus emociones sin que nadie les diga que no pueden llorar si son niños o que no puedes mostrar liderazgo si eres niña”.

 

“Conviene que los padres y madres intenten responder a los comportamientos retadores de los hijos autorregulando sus propias emociones” Plataforma de la Infancia

La Plataforma de Infancia, de cuya Guía Práctica del Buen Trato al Niño hablamos aquí, nos recuerda la importancia de que los padres y madres regulemos nuestras emociones:  “Es necesario que los padres puedan controlar sus emociones y reacciones, así como la posible tendencia a criticarles y reprocharles en momentos y formas que resulten inadecuadas, buscando otras más eficaces”. Una de las claves de esta comunicación respetuosa y asertiva es “que los padres y madres les comenten a estos cómo se sienten ellos mismos en determinadas circunstancias a través de los denominados mensajes en primera persona, o mensajes-yo”. Conviene que los padres y madres intenten responder a los comportamientos retadores de los hijos autorregulando sus propias emociones para evitar gritarles, reñirles agresivamente, amenazarles o pegarles. Estas reacciones no ayudan a los hijos a aprender a controlarse, sino más bien a repetir el modelo agresivo que les están transmitiendo sus padres y madres, dado que tienden a imitarles desde que son pequeños. En este caso, el mensaje que están captando es que si sus padres y madres pueden amenazar y pegar, ellos también pueden hacerlo”.

“Los padres tenemos que crecer en la comprensión de nuestras propias emociones” Eva Bach.

La pedagoga y formadora de padres insiste en la idea de que los padres debemos tomar conciencia de nuestras emociones: “Crecer emocionalmente los padres, a lo largo de la vida, para ayudar a crecer a nuestros hijos, significa crecer en conciencia y comprensión de nuestras emociones, así como reparar y transformar emociones y memorias emocionales no adecuadamente resueltas e integradas, para poder educar a nuestros hijos desde nuestro lugar de adultos, con lucidez, serenidad, determinación, convicción, coraje y ternura”.

La educación emocional es imprescindible para acabar con el acoso escolar. Carmen Cabestany.

La profesora y secretaria de la asociación No al Acoso Escolar señalaba en esta ponencia que la educación emocional ayuda a prevenir la violencia en las aulas: “Otros modos de prevenir el acoso es aumentando la concienciación social sobre este problema, mediante “charlas para padres, campañas, educación emocional desde infantil para que aprendan a reconocer sus emociones y sepan gestionarlas y aprendan a relacionarse de manera adecuada”.


 

Imagen: Mayur Gala. Unsplash

 

 

 

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.