loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Nuestros últimos articulos

¿Es posible enseñar a disfrutar del lunes?

Odiar los lunes es reflejo de una cultura negativa que se ha implantado en nuestra vida y nos va minando la ilusión.
Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Domingo tras domingo y lunes tras lunes, escuchamos las mismas sentencias que dictan duros juicios contra los primeros días de la semana: “¡Horror…, lunes!”, “¡Los lunes me matan!”, “¡Todavía martes!”. Es a partir del miércoles cuando nuestras expresiones comienzan a tener un tono más optimista para alcanzar en el viernes la máxima cota de “felicidad”, que es tan efímera como las cuarenta y ocho horas que nos separan del domingo, para volver a empezar así el siguiente lunes. Como matemática no puedo evitar calcular que un 70% de la población se contenta con disfrutar 2/7 de la semana y que, añadiendo un mes de  vacaciones, más o menos, suman un total de 31/84 partes del año: poco más de una tercera parte de nuestra vida. ¡Lamentable!

Es así  que contemplamos con pena la falta de plenitud con la que niños, jóvenes y adultos de cualquier estado y categoría vivimos una  semana. Tan habituales se han hecho estas expresiones que ocupan muchas de nuestras conversaciones y  cientos de imágenes y vídeos en las redes sociales. Es una cultura negativa que se ha implantado en nuestra vida y nos va minando la ilusión y la capacidad de disfrutar de la escuela, del trabajo y de la vida en general.

Es también constatable como las expresiones negativas, las quejas constantes, las críticas, se han implantado en nuestras mentes y… en nuestro corazón.  Conceptos como nerviosismo,  estrés,  ansiedad  y angustia  conforman de manera casi habitual el vocabulario de padres e hijos y se contabilizan  así cotas considerables de niños y adolescentes que viven en la mediocridad o en el fracaso.

Y es entonces cuando, ante los sentimientos de tristeza y  fracaso de nuestros hijos, los padres nos preocupamos. Los padres queremos hijos felices, pero… ¿Es posible educar para ser feliz?

La respuesta es sí, los padres tenemos  la oportunidad y la responsabilidad de aportar elementos de bienestar y de  felicidad a la vida de nuestros hijos que les acompañarán para siempre y que a su vez, podrán ser una revolución silenciosa para mejorar y cambiar este mundo.

 Podemos enseñar a nuestros hijos a disfrutar en todo momento, a ser conscientes de  que cada nuevo día es un regalo, a que  afronten con optimismo  los retos que se  presentan, desarrollen las fortalezas personales y busquen y aprovechen oportunidades que aparecen constantemente.

La psicología positiva nos indica la importancia de potenciar los aspectos positivos del ser humano y de todo lo que le acontece, pues así se llena la vida de las personas de felicidad y bienestar a través del desarrollo de las fortalezas personales.  (Peterson y Seligman, 2004).

Padres e hijos debemos favorecer las emociones positivas como  la felicidad y la alegría a partir de las situaciones cotidianas y sencillas y aprender a  desarrollar actitudes de optimismo y  gratitud. Es así como podemos afirmar que ¡se puede enseñar y aprender a ser  más feliz!

Para aprender a ser más feliz debemos desarrollar lo que llamamos “inteligencia emocional”. Educar emocionalmente desde la psicología positiva  quiere decir ser conscientes de nuestros diferentes estados emocionales, aprender a nombrar y a detectar las diferentes emociones que somos capaces de sentir y gestionar esas emociones para evitar caer en la depresión, en la ansiedad o ser prisioneros de la rabia o la ira. Las emociones negativas son admitidas en nuestra experiencia vital pero estas no nos deben impedir vivir con plenitud.  Se puede comprobar que sentir y hablar en positivo, que cuidar y tratar la felicidad no es necesariamente un evadirse o negar los problemas, no es vivir en un mundo irreal, es aprender a disfrutar y apreciar más las cosas buenas y mejorar nuestras relaciones con los demás.

Aprender a ser positivo a nivel emocional es realmente rentable en educación. Desde la felicidad y el bienestar la neurociencia ha demostrado que se aprende mejor. Vivir la vida de una manera positiva y plena nos permite potenciar las fortalezas de nuestros hijos  y mejorar su rendimiento en el aprendizaje.

Los padres podemos ser los mejores profesores de felicidad para nuestros hijos, podemos enseñarles a vivir y sentir desde el optimismo para disfrutar más y crecer mejor.  Aunque para ello es fácilmente evidente que debemos luchar por ser “adultos felices”

Aprender a vivir con alegría y sintiendo el bienestar es una tarea sencilla que fácilmente podemos transmitir a nuestros niños y jóvenes. Son pequeñas rutinas que debemos incorporar a nuestros hábitos diarios y que podrían ser objeto de otra reflexión.


Imagen: risassinmas.com

 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.