loader image

Educar es todo

Frases prohibidas: “A mi hijo solo lo regaño yo”

A menudo vemos nuestros hijos como una extensión de nosotros mismos o una posesión. Por eso quizá nos molesta que, cuando se da el caso, otra persona lo regañe o le recrimine un comportamiento inadecuado, incluidos los profesores.
diario de conducta

Diario de Conducta

CONSIGUE LA INFOGRAFÍA
 

Frases prohibidas: “A mi hijo solo lo regaño yo”

A menudo vemos nuestros hijos como una extensión de nosotros mismos o una posesión. Por eso quizá nos molesta que, cuando se da el caso, otra persona lo regañe o le recrimine un comportamiento inadecuado, incluidos los profesores. Y aunque es cierto que nadie tiene derecho a juzgar a un niño o a hablar mal de él, tal vez evitar ciertos comportamientos que atentan contra su seguridad o las de los demás debería ser tarea de todos si queremos una sociedad sana y solidaria. Y la confianza en los profesores es básica para la educación de nuestros hijos.

Mateo tiene cinco años y sale del cole con la cabeza gacha, corriendo hacia su padre, que ha venido a buscarlo. El padre le da un abrazo y le pregunta qué le pasa. Y Mateo le cuenta que la profesora le ha reñido por pegar a un compañero. Que ha sido bastante severa y le ha dicho que eso no se hacía, que era intolerable y no se podía repetir. Mateo se muestra tan afectado que el padre, Felipe, decide hablar con la profesora, Sonia, para saber qué ha ocurrido. Sonia, con mucha discreción y apartada del corrillo de padres e hijos, le cuenta a Felipe que Mateo ha arañado en la cara y casi rompe la camiseta de su amigo porque le había quitado un juguete. Que ha sido una reacción tan agresiva que ella se ha puesto muy firme y seria y le ha dicho que eso no se podía volver a repetir. Que otras veces ha pegado a otros niños pero no de esa manera, pero que esto le parece más serio y requiere intervenir con firmeza. El padre escucha alarmado pero al ver a Mateo tan afectado le dice, delante del niño:

Es que Mateo no está acostumbrado a que le riña gente de fuera y está muy afectado. Creo que a mi hijo solo debería regañarlo yo.

Sonia trata de mostrarse comprensiva:

-Entiendo que es normal que profesores y padres colaboremos cuando pasan cosas de estas, pero el incidente ha ocurrido en mi clase y yo debo intervenir. Como profesora, yo también educo a mis alumnos. Yo no soy gente de fuera, soy su profesora.

-Yo preferiría que simplemente trataras de frenar la situación separándolos, que de educar a mi hijo ya me encargo yo. Me lo comentas y ya hablo con él cuando me cuente lo que ha pasado.

Sonia se siente un poco violenta y desautorizada delante de uno de sus alumnos. Cree que esta discusión no beneficia a nadie, de modo que quiere cortarla cuanto antes:

Si te parece, podemos hablar de este tema tranquilamente en una tutoría. ¿Te vendría bien la semana que viene?

Felipe y Sonia quedan en reunirse otro día para tratar este tema con calma. La reunión, más en frío, transcurre cordialmente y padres y profesora intercambian ideas para intervenir en casos parecidos y para que Mateo sea más receptivo a sus palabras. La colaboración entre familia y profesora da poco a poco sus frutos y Mateo se encuentra más tranquilo, menos agresivo y más a gusto consigo mismo.

 


Imagen: Carolina Sánchez B. Unsplash

lactancia_ETT

Lactancia sin dolor

Con la colaboración de la periodista

Ana López

Descubre cómo lograr un agarre correcto con este descargable gratuito.

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.