loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Nuestros últimos articulos

Frases prohibidas: “¿No te da vergüenza el numerito que me estás montando delante de todo el mundo?”

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Como nos dijo Alberto Soler, “si dejamos de ver la crianza de nuestros hijos como un pulso o una batalla, tendremos mucho avanzado. Nuestro hijo no es el enemigo, ni un ser dócil que siempre deba obedecernos. Es una personita en desarrollo con sus propias necesidades, preferencias, gustos e ideas. Que a veces pueden ser muy poco oportunas, pero siempre que podamos deberíamos tenerlas en cuenta. Ser flexibles, negociar, saber pedir perdón, ser humildes, respetuosos… son esos valores que si queremos ver en nuestros hijos, primero debemos mostrarlos nosotros”. Lo vemos con el numerito de Carlos en la puerta del colegio y el apuro de su madre, Elisa, por “no hacerse con él”. 

mafalda-no
¡Qué sabia Mafalda!

Carlos, de seis años, tiene un enfado considerable a la puerta del colegio cuando sale de clase porque su madre, Elisa, no ha traído la pelota azul con la que quería jugar con sus amigos en el parque. Nada más salir, le pregunta a Elisa si ha traído la pelota y la madre le dice que no, que no está en el coche. El niño empieza a llorar, pidiendo ir a casa a buscarla, pero la madre le dice aún calmada que no va a ir porque se va a hacer de noche pronto y es mejor ir al parque primero. “Ya la cogeremos otro día, Carlos”, le dice, queriendo dar por zanjado el asunto y con miedo de que el conflicto vaya a más delante de tanto público. Carlos no se da por vencido y empieza a llorar, a gritar, a tirarse al suelo y a rogar. Elisa se siente observada y en su fuero interno se siente mal por no “hacerse” con el niño, por no vencer esta batalla. Y como sola no puede, cree que tiene que buscar aliados y  los padres del cole que la observan les dice: “La que me está montando el niño por una pelota, ¿tú te crees?”. Y cuando un amigo de la clase de su hijo se acerca con interés a saber qué ha ocurrido, Elisa trata de buscar otro aliado: “Pues mira, César, está enfadado porque no le he traído la pelota que quería”. Y volviéndose hacia su hijo, le dice: “¿No te da vergüenza que todo el mundo vea el numerito que estás montando?”. El niño, claro, no se calma y se pone más fuera de sí. La madre, por supuesto, tampoco está calmada.

Quizá si Elisa no hubiera entendido el enfado de su hijo como una amenaza a su buena imagen de madre y, como nos dice María Soto de Educa Bonito, lo hubiera interpretado como una necesidad de su hijo de pertenencia a su grupo de amigos, habría actuado con más calma, más empatía y pensando en soluciones más satisfactorias para todos en lugar de una batalla donde uno, por supuesto, debe perder.

Cuando ya ambos se calman, en casa, Elisa y Carlos encuentran una solución a este tipo de conflictos: pondrán un bloc en la cocina en el que el niño apuntará las cosas que quiere llevar a la salida del cole. Así se evitarán olvidos y Carlos tendrá una responsabilidad para que episodios como este no ocurran.

 

 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.