Educar es todo

GUÍAS PRÁCTICAS

Descubre todo lo que debes saber sobre la lactancia materna antes de la llegada de tu bebé

CURSO

Rabietas y límites desde el respeto

Por Amaya de Miguel

Las diez claves del vídeo más visto de Marian Rojas Estapé, ‘Cómo educar para que le pasen cosas buenas a tus hijos’

La conocida psiquiatra protagoniza la ponencia más vista de toda nuestra comunidad. Ahora acaba de superar el millón de visualizaciones. En ella nos da pautas sobre cómo Internet afecta al cerebro de nuestros hijos y qué podemos hacer al respecto.

GUÍAS PRÁCTICAS

Descubre todo lo que debes saber sobre la lactancia materna antes de la llegada de tu bebé

Las nuevas tecnologías afectan al cerebro de nuestros hijos. Tengan la edad que tengan. Pero también afectan al de los adultos. Pueden convertirse en una auténtica adicción, pues ejercen la función de vía de escape. En una sociedad que apenas sabe lo que es la atención y que vive a base de gratificaciones instantáneas se antoja vital educar a nuestros hijos en el pensamiento crítico y en la profundización. Por eso, destacamos 10 claves de este vídeo protagonizado por la psiquiatra Marian Rojas Estapé, el más visto de toda nuestra comunidad, que supera ya los diez millones de visualizaciones.

 

 

 

Cómo educar para que le pasen cosas buenas a tu hijo, en diez frases únicas

 

La psiquiatra nos da las claves a continuación.

1.Las redes sociales fueron diseñadas para ser adictivas.

También para crear un sentimiento de bienestar en nuestra mente. De hecho, lo que hacen es explotar una herramienta de la vulnerabilidad humana. Así, cada vez que uno recibe un like tiene en su cerebro lo que Marian Rojas denomina ‘microchispazos de dopamina’.

2. Nada motiva más al ser humano que sentirse querido y apreciado.

Nos complace ver que a los demás les importan y les interesan nuestras cosas. Por eso, nos aconseja que nuestros hijos noten que son lo más importantes de nuestra vida.

3. Hemos enseñado a nuestro cerebro a usar la pantalla ante el estrés o el aburrimiento.

Y eso nos alivia.  En este punto, la psiquiatra nos recomienda tres cosas para que no haya constantemente un disruptor en la familia:

  • Quitar notificaciones del teléfono
  • Disminuir el uso de las redes sociales más activas
  • Poner el modo avión.

4. Todo niño tiene en un momento dado una crisis de identidad.

Es en ese momento cuando el cerebro va a buscar una vía de escape. De este modo, cuando sea adulto y tenga un problema, el cerebro recordará esa vía de escape de la infancia y la repetirá, ya sea una adicción al alcohol, a las redes sociales, a las compras… para evadirse.

5. Todo esto genera una nula tolerancia a la frustración.

Es decir, esta búsqueda del alivio por parte del niño normalmente la encuentra a través de una vía rápida que pone fin a su malestar. Esto no le permite gestionar esa frustración y nos encontramos con que después los padres queremos que nuestros hijos sepan manejar, por ejemplo, el estrés y el aburrimiento

6. Los psiquiatras alemanes dicen que la gente más feliz es la que tiene dominada su atención.

Esta se controla en la corteza prefrontal, que es la zona que nos hace gestionar emociones, planificar, resolver problemas… Al nacer, la corteza prefrontal es completamente inmadura. Por eso la impulsividad tarda en manejarse y por eso a los niños y adolescentes les cuesta gestionarla.

7. Tenemos que ayudar a nuestros hijos a gestionar su atención.

La sobreinformación y la falta de formación que proliferan en la sociedad actual terminan por colapsarnos, según afirma la psiquiatra. Es necesario enseñar a nuestros hijos a tener criterio, a filtrar qué es lo importante. Porque si no “terminaremos por convertirnos en adictos a lo superficial”.

8. Estamos hiperestimulados.

Eso quiere decir que tenemos más ansiedad y menos creatividad. “Todo lo queremos ya, es una suerte de gratificación instantánea. Y tenemos que enseñar a nuestros hijos a posponer la recompensa”, afirma Marian Rojas Estapé.

9. Las dos únicas cosas que nos acercan a la felicidad tienen que ver con el amor y el trabajo.

Y, tal y como señala la psiquiatra, ninguna de las dos cosas van a base de gratificación instantánea, sino que funcionan partiendo de la constancia.

10. Las cosas buenas están en la vida real.

Hay que incidir en el tiempo de calidad, porque eso genera oxitocina, que a su vez refuerza el vínculo y el sistema inmunológico. De este modo, crearemos niños que no pierdan las ganas de aprender, que no dejen de hacerse preguntas y que tengan tolerancia a la frustración.

 

En nuestra comunidad encontrarás no solo el vídeo de Marian, sino muchos otros que te ayudarán a educar a tus hijos y a resolver todas tus dudas. Accede aquí

CURSO

Rabietas y límites desde el respeto

Por Amaya de Miguel

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
18,00€AL AÑO

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.