loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Ponencia de Cristina Gutiérrez: “¿Tenemos que educar a nuestros hijos o queremos hacerlo?”

Cristina Gutiérrez, autora de Entrénalo para la vida y directora de la Granja Escuela de Santa María de Palautordera, nos habla en esta ponencia de la comunicación que funciona y nos llama a reflexionar sobre nuestras prisas, nuestra atención a los niños y nuestro modo de vivir trayendo las palabras y opiniones de muchos niños que han pasado por su escuela.
Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Ponencia de Cristina Gutiérrez: “¿Tenemos que educar a nuestros hijos o queremos hacerlo?”

Cristina Gutiérrez, autora de Entrénalo para la vida y directora de la Granja Escuela de Santa María de Palautordera, nos habla en esta ponencia de la comunicación que funciona y nos llama a reflexionar sobre nuestras prisas, nuestra atención a los niños y nuestro modo de vivir trayendo las palabras y opiniones de muchos niños que han pasado por su escuela.

Cristina comenzó su intervención reconociendo que “la comunicación puede ser nuestra mejor aliada para educar a nuestros hijos, pero también nuestro peor enemigo”, porque  en todo momento “desde que los miráis al levantarse hasta que les dais el beso de buenas  noches, les estáis comunicando un montón de cosas”. Cristina nos dice que “frecuentemente en cursos y conferencias, somos los adultos, con mirada de adulto, los que hablamos de los niños”, y por eso, porque quiere que los escuchemos, se ha comprometido “a traer frases y situaciones de los niños”.

Una de esas frases es la de Isaac, de 12 años, que cuando terminó los talleres en la granja escuela, al hacer balance de la jornada, dijo: “De hoy me llevo saber que le importo a alguien”. A Cristina le parece que “con 12 años creer que no importas a nadie es francamente peligroso” y considera que “el problema es que hay un montón de Isaacs repartidos por los institutos y escuelas del país. ¿Qué pasa? ¿Tan ocupados estamos que no podemos decirles: “Eres importante para mí”? ¿No tenemos tiempo para eso?”

cristina gutiérrez bcn3Otra de las voces que nos quiere traer Cristina es la de Alexandra, una niña de 14 años, que “me hizo una pregunta que no supe responder: “¿Por qué los mayores creéis que el mundo de verdad es el vuestro y no el nuestro, el de los niños?”. Por eso, Cristina se pregunta: “¿Qué estamos haciendo para que una niña de 14 años nos diga que por qué no tenemos en cuenta su mundo y a ella? Cada tarde es “corre, haz los deberes, corre, merienda, corre, dúchate, corre, la cena, corre, a dormir””. Cristina cree que “su mundo es muchísimo más auténtico y coherente. Me diréis que el mundo es acelerado, pero ¿quién ha escogido vivir en un mundo con prisas: tú o él?”

Y otra de las historias que nos trae es la de Nil, de cinco años, que en la Granja, a la hora de escoger qué semillas llevarse a casa eligió las de la alegría. Y le dijo a la monitora: “Mi mamá necesita semillas de alegría, le daré las mías”. Cristina cuenta que al día siguiente, recibió un mail de la madre de Nil. En medio de la carrera de las mañanas, Nil le había dado su collar de semillas de alegría “porque las necesitas más que yo”. Por eso Cristina nos pregunta: “¿Podemos parar para sonreírles mientras desayunan? ¿O tampoco tenemos tiempo para eso?”.

Cristina nos lanza un interrogante inesperado: “¿Os habéis preguntado alguna vez qué quieren los niños? Si se lo preguntáis os lo dirán. A nosotros nos dicen que quieren que os divirtáis más, que sonriáis más”. Y Cristina nos asegura que los niños entienden que estemos muy ocupados, “lo que no entienden es que cuando teóricamente estéis con ellos os sigáis sintiendo ocupados”. Quizá en eso tiene que ver que digamos “tengo que hacer la cena” n lugar de “quiero hacer la cena”. Cristina nos anima a examinar cómo nos hablamos y nos dice que “los niños son superdivertidos y educarlos es super divertido, pero cuando quieres hacerlo, no cuando tienes que hacerlo. ¿Vosotros queréis educar a vuestros hijos o tenéis que hacerlo? Esa es la pregunta”.

Hablando en concreto de cómo convertir la comunicación en nuestra aliada, Cristina nos anima a “ser consciente de lo que le estoy diciendo, con las palabras y con la mirada”. Como la mirada no la escoges, sino que “dice exactamente lo que estás pensando”, Cristina nos anima a “ser consciente de lo que creo y siento, porque eso es lo que le voy a comunicar”.

Otra idea para hacer de la comunicación nuestra aliada es no caer en la sobreprotección. “Cuando sobreprotegemos a nuestro hijo le estamos comunicando que no puede. “Ya discuto yo la nota del examen con tu profesor de la ESO porque tú no puedes””. Llega un momento, nos cuenta Cristina, en que decimos: “Siempre le he hecho todo, le he ayudado en todo y encima no me lo agradece”. Y Cristina suele responder que “además de hacérselo todo le habéis estado explicando cada día que no puede y ahora el niño se lo ha creído”. Por eso, esta experta nos anima a proteger a nuestros hijos entrenándolos para la vida “en las habilidades que pensamos que son importantes, como la autonomía, la autoestima, la empatía”.

Cristina Gutiérrez BCN 4La tercera idea es utilizar los trucos de la comunicación que funciona. “La comunicación es un arte. El primer truco es el arte de hacer preguntas”, porque el que habla es el protagonista y los niños en el cole deben escuchar y en casa reciben órdenes. Pero no vale cualquier pregunta, tienen que ser interesantes para ellos. No es lo mismo preguntar “¿qué has hecho hoy?” a la salida del cole que “¿cuál ha sido tu mejor momento del día?”.  Otro de los trucos es decir frases que no pueden faltar, como “seas quien seas, siempre te querré igual”. Detrás de esas palabras hay amor incondicional. Otras frases que son perlas son “¿Lo has hecho con el corazón? Entonces está bien”, “Me gusta escucharte” (“recortadla, ponerla en el plato y cuando llegue a cenar, que se la encuentre”, nos invita Cristina), o “cuando tienes un día de esos con un pollo en la oficina decirle a tu hijo: “Yo no me rindo, ¿y tú?”. Y así, cuando tenga un examen difícil seréis su ejemplo”. Otra que no puede faltar, nos dice Cristina, es “No te permito que me hables así”. El respeto es básico y “si vosotros enseñáis esa frase ellos también la dirán cuando necesiten defenderse”. Otras frases: “Márcate una meta y cada curva tendrá sentido” o “¿Escuchamos el silencio?”. Y cuando venga con un examen suspendido, “no le echéis la bronca, recortad “confío en ti” y se lo dejáis en el cojín, que se lo encuentre. A ver qué pasa”.

Cuando los miramos cada día les estamos explicando que nuestros sueños están aquí delante, que los seguimos, o se han quedado ahí, atrás, o han desaparecido, nos dice esta experta. “Los que queráis que vuestros hijos tengan grandes sueños ya sabéis qué tenéis que empezar a hacer. Empieza tú a soñar y tu hijo te seguirá. Y entonces decidle: “Sin sueños el mundo no sería tan grande. Sueña, hijo, y hazlo inmenso”.

Cristina se despide poniéndonos deberes: “Que os comprometáis con los niños que os rodean para que ninguno de ellos se crea que no le importa a nadie porque vosotros le habréis dicho: “Eres importante para mí”.

Y nos cuenta un pequeño cuento: El niño le pregunta al sabio: ¿Cuánto mide el universo? Y el sabio le contesta: El universo tiene el tamaño de tu mundo. Y el niño le pregunta: “Ya, pero ¿qué tamaño tiene mi mundo?”. Y el sabio le contesta: “Tu mundo tiene el tamaño de tus sueños”. “Intentad que vuestros hijos sean fuertes, porque cuando salgan afuera tendrán fuerza para volar alto, allí arriba, donde habitan sus sueños”.  

Cristina Gutiérrez intervino en la cuarta edición Gestionando hijos el 7 de mayo de 2016 en Barcelona con el patrocinio de Fundación SM, Cruïlla, Xarxa Ford de Catalunya y Lidl. ¡Gracias por vuestra compañía!

NUEVO CURSO

Educación sexual desde la familia

Lara Avargues

Descubre las respuestas a algunas de tus preguntas:
¿Cuándo es el mejor momento para hablar de educación sexual?
¿Cómo conseguir que tu hija o hijo acepte su cuerpo tal y como es?
¿Cómo gestionar todas esas situaciones incómodas que están relacionadas con su sexualidad?

EXCLUSIVO PREMIUM

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.