¿Por qué es tan importante el descanso para el correcto desarrollo cerebral de nuestros hijos?

Dormir bien y tener un sueño reparador es importante para cualquier persona, pero en los niños se hace imprescindible, ya que un buen descanso está directamente relacionado con el desarrollo cognitivo del pequeño. 

Para entender la importancia del descanso en el desarrollo de nuestros hijos, el psicólogo Rafa Guerrero nos explica cómo funciona el cerebro utilizando el modelo pedagógico de los cuatro cerebros. 

Se trata de un modelo que divide el encéfalo en cuatro grandes zonas y explica las relaciones y las conectividades entre ellas. 

Estas grandes zonas son: cerebro reptiliano, cerebro emocional, cerebro racional y cerebro ejecutivo. 

El cerebro reptiliano 

Las funciones básicas del cerebro reptiliano son la conservación de la vida y la huida de la muerte, por lo que su finalidad es la supervivencia. 

El el momento del nacimiento, el cerebro reptiliano está 100% preparado para cumplir con esta función básica que es la supervivencia.  

Es un cerebro automático, involuntario, inconscientes, no pensante y reactivo. 

El cerebro emocional 

Cuando hablamos del cerebro emocional, nos estamos refiriendo al cerebro de los mamíferos, dado que somos los únicos animales que experimentamos emociones. 

El cerebro racional 

A esta área del cerebro Rafa la denomina “los almacenes de Amazon”. Es donde se encuentra la memoria a largo plazo y los pensamientos inconscientes. 

 

El cerebro ejecutivo 

Podemos definir el cerebro ejecutivo como aquella parte que se encarga de recibir toda la información del resto del encéfalo, ponerla en común y tomar una decisión que sea lo más adaptativa posible. 

  • Del cerebro reptiliano recibe información sobre instintos y necesidades fisiológicas. 
  • Del cerebro emocional recibe información sobre necesidades emocionales. 
  • Y del cerebro racional recibe pensamientos e ideas. 

A diferencia del resto de cerebros, que ya funcionan al 100% en el momento del nacimiento, este cerebro “se aprende” de nuestras figuras de apego. Por tanto, somos los padres los que debemos enseñar a nuestros hijos a usarlo correctamente. ¿Cómo? “Empatizando, sintonizando con sus emociones y dándoles respuesta”, nos dice Rafa. 

Esto es lo que explica que los niños que han crecido en orfanatos, que no han tenido una figura de apego estable en el tiempo y no han sentido amor incondicional, no tienen un cerebro ejecutivo suficientemente bueno. Y esto afecta a su concentración, memoria, control de impulsos, lenguaje, socialización, etc. 

 

Cómo afecta la falta de descanso al buen funcionamiento del cerebro ejecutivo 

 Hay muchos factores que influyen en que la conexión entre los cuatro cerebros ocurra de una forma correcta, y uno de ellos es, como no, el descanso. “Hablando metafóricamente, cuando hemos descansado, la wifi que permite la conexión entre los cuatro cerebros funciona perfectamente. En cambio, cuando no hemos descansado, la wifi va a chispazos, se desconecta y no fluye”, argumenta Rafa. 

“El descanso es fundamental para todos, adultos y niños, pero en el caso de los menores es aún más importante, puesto que su cerebro aún se está desarrollando. Y para este correcto desarrollo, es fundamental que la wifi fluya”. 

Dormir es, además, una necesidad fisiológica. “Si no tenemos estas necesidades cubiertas, nos mostramos irascibles, enrabietados… Nos ocurre a los adultos y a los niños. Y en esta situación no hay disfrute, no hay ganas de jugar…”, concluye Rafa. 

Picture of María Dotor

María Dotor

Periodista especializada en educación y crianza

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera