loader image

Educar es todo

Reflexión educativa: ‘Solo quiero pasear’

diario de conducta

Diario de Conducta

CONSIGUE LA INFOGRAFÍA
 

A los adultos nos cuesta expresar nuestros sentimientos. No haberlo hecho es algo de lo que nos arrepentimos cuando llega el final de nuestros días, según escribe Bronnie Ware en su libro ‘Los cinco arrepentimientos de los moribundos’, el cual escribe tras realizar una investigación con enfermos terminales.

A los niños no les pasa eso, expresan con claridad sus sentimientos y debería ser nuestra responsabilidad atenderlos y potenciar esa habilidad que, desafortunadamente, muchos perdemos con los años. Es probable que, con los años, dejemos esa buena costumbre – la de expresar nuestros sentimientos- porque vamos aprendiendo a evitar mostrar nuestra humana vulnerabilidad. Desde pequeños también aprendemos a no ser debidamente escuchados y, en ocasiones, asumimos que nuestros sentimientos no importan tanto como esperábamos. Los adultos sabemos que no saber expresar nuestros sentimientos es, sin duda alguna, un déficit que impide disfrutar de una buena vida. Como madres y padres tenemos el reto de conseguir que nuestros hijos sigan expresando sus sentimientos animándolos a hacerlo, prestando atención a lo que nos dicen, y actuando en consecuencia según lo que nos expresan con sus mensajes.

A continuación, reproduzco un breve relato que me contó hace unos días una buena amiga de Educar es todo.

“Juan, un niño de 5 años, contestó a la pregunta de ¿qué quieres? con un elocuente “solo quiero pasear”. Esa es la forma que él eligió para expresar su frustración, la de no tener tiempo para ser niño, para disfrutar con tranquilidad de la calle, para entablar contacto con otros niños. De no tener tiempo, en definitiva, para vivir. “Cuando voy con mamá voy corriendo, cuando voy con mamá y papá voy volando y yo solo quiero pasear”.

Hoy es el día, ahora es el momento de hacer caso a todos los niños que quieren pasear y no pueden porque no les dejamos. Ahora es el momento, no más tarde, para preguntar a nuestros hijos lo que sienten, lo que quieren y no burlarse de sus peticiones – “es cosa de niños”, “ya entenderás cuando seas mayor”-. Ahora es el momento para tomar las decisiones necesarias, oportunas para asegurarnos que paseamos con nuestros hijas e hijos.

Vivimos en una sociedad cada vez más adicta a la acción en la que nos olvidamos de las tareas humanas y más importantes de los educadores que son, según Nietzsche, aprender a mirar, a pensar, a hablar y a escribir. Quizás a muchos de nosotros nos haga falta volver a la sinceridad y claridad mental de nuestra infancia. Volver a aprender a expresar nuestros sentimientos, empezando por nuestros diálogos privados, interiores. Si nos preguntamos a nosotros mismos ¿qué quieres? a lo mejor respondemos con la misma sabiduría que Juan: “solo quiero pasear”.

Gracias, Juan. Ojalá que dejes de correr, volar y consigas pasear.

Leo Farache

Leo Farache

Director de Educar es Todo.
+ INFO
lactancia_ETT

Lactancia sin dolor

Con la colaboración de la periodista

Ana López

Descubre cómo lograr un agarre correcto con este descargable gratuito.

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.