loader image

Educar es todo

Cómo acompañar las emociones desde el nacimiento

El bebé llega a la vida dependiente de sus cuidados para su supervivencia y desarrollo. Somos sus cuidadores quienes tenemos un papel activo hacia su protección y nadie nos ha dado instrucciones sobre cómo hacerlo. Raquel de Diego, que conducirá este fin de semanaun taller que organizamos con Dalsy sobre criar con tranquilidad, nos ofrece claves.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Cómo acompañar las emociones desde el nacimiento

El bebé llega a la vida totalmente dependiente de sus cuidados para su supervivencia y desarrollo. Somos los padres, o cuidadores, quienes tenemos un papel activo hacia su protección y nadie nos ha dado instrucciones sobre cómo hacerlo. Raquel de Diego, que estará este fin de semana en IFEMA hablando de criar con tranquilidad en un taller que organizamos con Dalsy, nos presta algunas claves. 

¿Cómo cuidar de mi bebé?

Desde que se produce el nacimiento, se cuida la forma de crear el vínculo afectivo mamá-bebé, incluyendo al padre en ya muchos hospitales. El mundo que le rodea es un entorno, para él, más hostil que el vientre de su madre, lleno de luces, de ruidos, de frío, etc. También encuentra más dificultades para obtener las necesidades básicas: el alimento, el descanso, la protección, el contacto.

El recién nacido nace con un cerebro inmaduro y necesita desarrollarse hasta alcanzar cierta madurez, aunque esto no le hará, aún, independiente.

Acompañar las emociones infantiles

Los cuidados, la estimulación y la protección que reciben los niños y niñas, durante los tres primeros años de vida son determinantes para la construcción y modelado de un cerebro sano y preparado para la adaptación a los retos a nivel cognitivo, emocional y social que supone la etapa infantil.

Las emociones básicas humanas nos vienen acompañando desde el nacimiento y se organizan en valores opuestos: rabia y miedo versus alegría y tranquilidad. Un bebé puede sentir rabia cuando tiene hambre y no consigue alimento, o cuando siente frío, y se sentirá aliviado cuando recibe lo que necesita. Las caricias, abrazos y mimos son las sensaciones más gratificantes que le ofrecerán alegría y quietud.

Estudios experimentales con crías de chimpancés demostraron que la separación de la madre tras sus caricias, durante un tiempo prolongado, o la ausencia de contacto y falta de cuidados en las mismas condiciones, predispone a comportamientos más impulsivos y agresivos. Esto nos lleva a confirmar que, ante la falta de demostraciones afectivas, el cerebro se prepara para un entorno hostil, y su forma de adaptarse al mundo es mediante conductas hostiles.

Respondiendo a lo que perciben

Los bebés no tienen capacidad suficiente para expresarse con palabras, pero sí para percibir las emociones que les transmitimos, y responder a esos estímulos. Mediante las caricias, cuidados, nanas y la voz nos comunicamos con nuestros bebés. Y ellos son capaces de calibrar el tono de voz y se asustarán si se les grita o habla de forma nerviosa, o se calmarán si se les habla con un tono tranquilo y suave. Debes conocer la importancia de los mimos y el cariño.

Ofreciendo las mejores competencias personales como madres, o padres, podremos garantizar un desarrollo infantil, posteriormente adulto, de felicidad y armonía.

*Este post fue publicado por primera vez en  Mibebéyyo.com


¡Nuevos talleres en diciembre en Madrid! Más info haciendo click en la imagen

talleres-en-la-web-evento-nuevo

 

 

Raquel De Diego

Raquel De Diego

Coach para familias y parejas
+ INFO
CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.