loader image

Educar es todo

Escenas educativas vol. 7: “De los errores se aprende”

La hija de Marta llevaba muy mal equivocarse en el cole. Hasta que le dijo una frase que ahora repite a los compañeros para mostrar que equivocarse es bueno.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Marta López nos cuenta cómo su hija pequeña de cuatro años se ponía triste ante los primeros errores en las fichas del cole. Pero Marta le dijo una frase que aún hoy resuena en la cabeza de su hija Lara. Ya sabéis que si queréis compartir vuestra historia, como ha hecho Marta, nos la tenéis que enviar a autores(arroba)gestionandohijos(punto)com.

Lara es una niña muy exigente consigo misma, siempre lo ha sido. Y siempre me ha parecido que exigirse mucho está muy bien, que es una gran virtud, pero hace unos días me di cuenta de que para mi hija podría ser una fuente de sufrimiento. Ese día Lara salió del colegio muy triste, aunque no me quiso decir en el momento qué pasaba. Aunque me dio rabia, porque en esto soy muy impaciente, decidí esperar a que lo hablara ella cuando quisiera. Así que fuimos al parque, estuvimos jugando en casa y pasó toda la tarde hasta que me quiso contar qué había pasado. Durante toda la tarde Lara había estado un pelín mustia y fue cuando estábamos cenando cuando dijo: “Es que en una ficha la profesora nos pidió que pintáramos de rojo los conjuntos de tres y de verde los conjuntos de cuatro y lo he hecho al revés, me he equivocado”.

Conozco a la profesora y sé que no le dio ninguna importancia al error de mi hija, sé que padres y madres solemos desconfiar de los profesores y que alguna persona en mi situación me diría: “A saber lo que le ha dicho el profesor a mi hijo, seguro que lo corrigió de mala manera o delante de la clase y mi hijo se ha sentido humillado”. Yo ya había tenido varias tutorías con la profesora en las que hablábamos de que mi hija se exigía mucho y que la profesora siempre le decía que no se preocupara, así que entendí que su tristeza venía de allí. Cuando me lo estaba contando, se mostraba más triste aún y cabizbaja. Así que le dije: “Lara, cariño, los errores no son algo malo, son algo muy bueno, los errores nos ayudan a aprender. Si no te equivocas, no aprendes”. La niña se quedó pensativa, leímos un cuento y se fue a la cama visiblemente más tranquila.

Dos días después, hablé con la profesora de Lara a la salida del colegio y le pregunté cómo iba todo. Y me dijo que Lara estaba mucho mejor en clase y que cuando alguien cometía un error y se ponía un poco triste o enfadado por eso, Lara le decía: “No te preocupes, los errores no son malos, los errores nos ayudan a aprender”. Os podéis imaginar cómo nos reímos la profesora y yo y lo satisfecha que me sentí de que mi frase contribuyera a quitar angustia por el miedo a equivocarse a mi hija y a todos sus compañeros de clase.

 

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.