loader image

Educar es todo

Entrevista a Ana Roa, autora de El yo infantil y sus circunstancias: “Afortunadamente hoy se tiene muy en cuenta el concepto de la autoestima en la infancia”  

Ana Roa es pedagoga, especializada en TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad). Publica el libro El yo infantil y sus circunstancias, sobre educación emocional.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Ana Roa es pedagoga, especializada en TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad) y colabora con muchas editoriales pedagógicas y medios de comunicación. Publica el libro El yo infantil y sus circunstancias, sobre educación emocional.

¿Por qué te has animado a escribir El yo infantil y sus circunstancias?

Porque soy una apasionada de la Educación Emocional y se trata de una obra prioritariamente “de emociones” y porque nuestro desarrollo emocional está rodeado de “circunstancias”. Cuando nacemos el autoconcepto y la autoestima no están formados, se van forjando con las experiencias de nuestra vida y con las impresiones que vamos recibiendo de las personas que nos rodean y de las situaciones que experimentamos.

Los padres queremos que nuestros hijos sean felices. ¿Crees que lo estamos consiguiendo?

Creo que como padres nuestra obligación o, al menos uno de nuestros principales planteamientos, es la felicidad de nuestros hijos. Una felicidad a la que se llega enseñándoles a valorar el día a día con sus ventajas e inconvenientes, con sus deberes y sus derechos. En numerosas ocasiones actuamos como si los límites no existieran y nuestros hijos necesitan “frenos”; para conducir una maternidad o una paternidad necesitamos “parar” y “arrancar de nuevo”… La felicidad es el proceso, el camino que enseñamos a los niños en la vida, aquellas cosas que realmente les servirán para un equilibrio posterior y darán sentido a su persona.

En general, ¿cómo dirías que andan de autoestima los niños de hoy en día?

Afortunadamente hoy en día existe una consideración de la autoestima que no se contemplaba hace algunos años.  En el colegio muchas de las enseñanzas están impregnadas de Educación Emocional, además sabemos por la Neurociencia que los procesos emocionales y cognitivos son inseparables. Todos estos factores contribuyen a revalorizar el concepto de autoestima y a tenerla muy en cuenta en la infancia.

En tu libro, propones varios juegos para fomentar que los niños se conozcan a sí mismos. ¿Nos puedes poner ejemplos de estos juegos?

Desde “describirse en positivo” hasta realizar “un inventario de nuestros sentimientos o formas de ser”. En el libro podéis encontrar dieciocho capítulos con actividades muy divertidas, prácticas y atrayentes que invitan a reflexionar, a jugar y a compartir.

¿Qué ideas sugerirías a padres y madres que quieren fomentar que sus hijos se conozcan y se quieran?

La propia aceptación. Si nos aceptamos tal y como somos nos sentiremos libres de miedos y de culpabilidades, actuaremos de forma positiva. Mediante nuestro ejemplo como padres los hijos aprenderán a actuar, porque somos sus modelos desde el nacimiento. Si nos sentimos inseguros, ellos lo percibirán de muchas maneras no solamente por nuestras palabras, si sabemos afrontar las situaciones ellos, poco a poco, sabrán defenderse de las dificultades y se conocerán llegando a un profundo autocontrol.

Portada de "El Yo infantil y sus circunstancias"
Portada de “El Yo infantil y sus circunstancias”

¿Sobre qué pilares se sustenta un buen autoconcepto de un niño y qué podemos hacer los padres y madres para levantar esos pilares?

 Sobre tres componentes fundamentales:

Componente cognitivo: Indica ideas, opiniones, creencias, percepción y procesamiento de la información.

Elemento afectivo: Conlleva la valoración de nosotros mismos, de lo que existe de positivo y de aquellas características negativas que poseemos.

Componente conductual: Tensión, intención y decisión de actuar, de llevar a la práctica un proceso de manera coherente.

Como padres nuestra labor es trabajar estos aspectos mediante nuestro ejemplo. En el libro El Yo infantil y sus circunstancias podéis encontrar orientaciones sencillas pero a la vez muy completas sobre todo esto.

 Tienes mucha experiencia en TDAH (trastorno por déficit de atención con hiperactividad). ¿Cómo explicarías la profusión de casos hoy en día? ¿Estamos fallando en algo como sociedad para que haya tantos niños que sufren este trastorno?

Creo que existe una gran confusión en este concepto, un sobrediagnóstico de este trastorno y una falta de rigurosidad importante cuando se habla de él. Actualmente estoy en contacto con unos  profesionales y estudiosos del tema en la ciudad de Valencia que están haciendo un importante replanteamiento de toda esta situación y de la consideración de las capacidades afectadas en el nombradísimo TDAH. Quizá uno de los errores que estamos cometiendo esté relacionado con los planes de estudio, las generaciones actuales necesitan contenidos acordes a su evolución, no olvidemos que estamos en muchas ocasiones ante niños “multitasking” y parece que no queremos entenderlo.

 

¿Qué contenidos o planes recomendarías en línea con la idea de niños multitasking?

El pensamiento de las generaciones actuales funciona de manera diferente, concibe el tiempo y el espacio inmersos en la velocidad, la simultaneidad y la instantaneidad. El concepto MULTITASKING describe la realización de varias tareas al mismo tiempo y se basa en la forma de relacionarse con la tecnología que existe en nuestra época actual. La generación “M” o generación “@” es insaciable a la hora de consumir información y se aburre con actividades duraderas…,  su filosofía: “No perder el tiempo”. Móviles, mensajes de texto, redes sociales, navegación, juegos, escuchar música… Todo UN PERFIL ya consolidado desde la óptica psicológica y psicopedagógica que debería estar contemplado para las nuevas metodologías didácticas. Los niños y jóvenes multitarea están en las aulas y en el hogar. Resulta prioritario favorecer las competencias digitales. La familia y la escuela no pueden aislarse ante estos cambios y no deben faltar estrategias que den soporte a estos chicos para el desarrollo de habilidades cognitivas, socioafectivas e interpersonales.

¿Qué retos tienen los padres ante una generación así?

El hecho de realizar “muchas actividades al mismo tiempo” no debe ser sinónimo de desorden sino todo lo contrario, se hace indispensable una planificación y organización de las tareas cotidianas para potenciar las capacidades de estos chicos de manera dinámica desde el hogar familiar. A veces es necesario que marquemos una agenda estructurada a nuestros hijos incluyendo dibujos o apoyos visuales que estructuren su actividad, en otras ocasiones se hace indispensable controlar los tiempos para cada una de las tareas reduciendo la impulsividad y sosteniendo esa frenética actividad mental, esos pensamientos que llegan tan deprisa y de manera tan continua. Es muy importante una coordinación con la escuela, no puede existir disonancia sino concordancia mundo familiar-mundo escolar.

 

 

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.