loader image

Educar es todo

Escenas educativas 38: “Dejémonos de ser agoreros en la crianza y en la educación”

Candela reflexiona sobre las críticas que muchas madres y muchos padres recibimos (y emitimos) sobre la forma que tenemos de criar y educar a nuestros hijos y, especialmente, sobre las predicciones de un futuro de fracaso si una madre o padre sigue unos dictados que difieren de los nuestros.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Escenas educativas 38: “Dejémonos de ser agoreros en la crianza y en la educación”

Candela reflexiona sobre las críticas que muchas madres y muchos padres recibimos (y emitimos) sobre la forma que tenemos de criar y educar a nuestros hijos y, especialmente, sobre las predicciones de un futuro de fracaso si una madre o padre sigue unos dictados que difieren de los nuestros. Si queréis compartir vuestras reflexiones, escribid a autores@gestionandohijos.com

Hace unos días leí en el blog de la actriz Mayim Bialik (protagonista de The Big Bang Theory y de la serie que marcó mi adolescencia, Blossom) un texto en el que se hacía eco de las críticas que había recibido por la forma de criar y educar a sus dos hijos y afirmaba que ahora, con 11 y 7 años, podía afirmar que los terribles pronósticos que formularon sus críticos no se habían cumplido: sus hijos caminan a pesar de que la criticaron por no llevarles a rehabilitación porque se estaba haciendo tarde, sus hijos hablan a pesar de que la acusaron de ser una madre negligente porque sus hijos no decían frases enteras a los 3 años, sus hijos comen de todo a pesar de que, debido a la lactancia materna prolongada muchos pronosticaban problemas alimenticios, sus hijos duermen bien a pesar de que, como practicaban colecho “me dijisteis que nunca aprenderían a cuidarse solos y que yo era una pervertida”, sus hijos son educados, aunque la criticaron por no obligarles a serlo…

Lo cierto es que hay muchos agoreros en esto de la educación y crianza de los niños. Y no hablo solo de expertos, hablo especialmente de familiares y conocidos que creen que su manera de criar y educar es una verdad absoluta y el único camino que lleva a la meta: un niño bien educado. A mí, como a Mayim, también me critican familiares porque, cuando vamos de visita a una casa que conoce poco, mi hijo de cinco años decide dormir con sus padres en la misma cama. Y las críticas van siempre desde el reproche (“Anda, que te preparo una habitación para que al final no la uses, menudo trabajo desperdiciado”) hasta la predicción de un gran desastre, medio en broma, medio en serio (“El día que lleve a su novia a dormir a casa os va a pedir que durmáis los cuatro en la misma cama”, “No vas a tener novias porque cuando se enteren de que duermes con tus padres no van a querer estar contigo”…). Afortunadamente, a mi hijo le da bastante igual. Y yo tengo claro que dormirá solito en una cama en una casa extraña cuando esté preparado, no cuando lo digan los demás. Lo mismo nos pasó con la lactancia materna, que mantuvimos hasta los 18 meses. Estos familiares nos decían: “Hará la primera comunión tomando teta” o que “Así no comerá nada”. También han sido estos familiares los que nos han dicho, dada la gran energía del niño, que “seguro que es hiperactivo” y que la profe, que decía que no lo parecía en absoluto, “no tiene ni idea”.

No creo que Mayim y yo seamos casos extraños: todos estamos rodeados de agoreros con una potentísima bola de cristal invisible que se lanzan a predecir un futuro horrible de fracaso a nuestros hijos por la forma en que los criamos y educamos. A mí me parece que lo mejor es tomárselo a broma y recordar que, por supuesto, nos equivocaremos una y mil veces criando y educando a nuestros hijos, porque no existe el modo perfecto de educar. Pero la experiencia me demuestra que muchas de esas predicciones terribles no se cumplen (mi hijo, por ejemplo, come muy bien y ya es capaz de canalizar mejor la enorme energía que tiene) y que una de las cosas más importantes para educar y criar a nuestros hijos es encontrar un modo de hacerlo con el que nos sintamos cómodos, seguros y a gusto. Porque como decía un texto en el tablón de anuncios de una consulta de pediatría, “ si tú estás bien, ellos reciben lo mejor. Porque lo mejor eres tú.
Porque si tú te sientes segura, ellos también se sienten seguros.
Porque si tú crees que lo estás haciendo bien, tu tranquilidad y felicidad les llega a ellos.
PORQUE LO MEJOR ERES TÚ”.

Imagen: Shannon Wlakup /Unsplash

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.