loader image

Educar es todo

Frases prohibidas: “Con lo que yo me sacrifico por ti…”

En esta ocasión, hablamos de la idea que a veces dejamos entrever a nuestros hijos: que no nos tratan bien después de todo lo que hacemos por ellos.

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Seguimos a vueltas con las frases prohibidas, como todos los sábados. En esta ocasión, hablamos de la idea que a veces dejamos entrever a nuestros hijos: que no nos tratan bien después de todo lo que hacemos por ellos.

Macarena lleva un día muy complicado. Como todos los días, se ha levantado antes de las seis para entrar en su oficina a las siete de la mañana y, tras ocho horas frenéticas de trabajo, llegar a tiempo a buscar a sus hijas Alicia y Carmen al colegio a las cuatro de la tarde. Desde que es madre, decidió reorganizar su jornada laboral, que antes solía acabar a las ocho de la tarde, aunque su carga de trabajo no se ha reducido, así que muchas veces sale del trabajo con la amarga sensación de no haber terminado todas las tareas que había planeado realizar en el día o de haber estado corriendo como una loca. Luego tiene que seguir corriendo para no perder el metro, el tren y llegar a tiempo a la meta, el cole de sus hijas Alicia, de ocho años, y Carmen, de cinco. Encima, esa noche no ha dormido bien porque Carmen no podía respirar por los mocos que ya se han instalado en su cuerpo apenas empezado el otoño y a los pocos días de volver al cole. Cuando llega al colegio, Macarena recibe con una sonrisa de par en par a sus hijas y les pregunta qué tal el día. Alicia y Carmen le piden ir al parque al lado del colegio para jugar con sus amigos. Macarena no querría, está cansada y había planeado estar en casa jugando con las niñas a manualidades y juegos de mesa, porque ir al parque es lo último que le apetece. Pero al final decide que puede ser una buena idea para que las niñas se desfoguen y ella pueda sentarse en un banco al aire libre, porque apenas ha visto el sol hoy. Acuerdan entre las tres que a las seis y media se irán a casa.

Llegan las seis y media y las niñas no quieren irse, le piden “un ratito más, mami”, “un poquito más”. Macarena decide dejarles hacer, aunque ella quiere irse ya a casa. A las  siete menos cuarto se repite la historia. Y a las siete, pero esta vez Macarena se pone firme, ya un poco desbordada: “Hay que hacer la cena, bañarse, cenar y estar tranquilitas un rato en casa, nos vamos ya”. Las niñas abandonan el parque protestando de manera muy enérgica. Cuando llegan a casa, todo es una lucha: no se quieren bañar, no quieren salir del baño, no quieren cenar lo que tienen en el plato, no se quieren ir a la cama. Macarena está agotada y les suelta: “Siempre queréis hacer lo que os da la gana y nunca me ayudáis. Con lo que yo me sacrifico por  vosotras…”. Las niñas sienten cierta culpa, la frase no les ha gustado nada, y no cambia mucho la situación. La mayor, Alicia, piensa: “¿Qué ha pasado aquí? ¿Le he pedido yo a mi madre algún sacrificio?”.

Qué pasaría si nos lo dijeran a nosotros

Imaginemos que tenemos una pareja que siempre accede a hacer nuestros planes y pocas veces propone un plan. Un día, nos propone ver una película que no nos gusta nada y le decimos que no. Y nos suelta: “Vaya, para una vez que me apetecía hacer algo… Con lo que me sacrifico por ti…”. ¿Cómo nos sentiríamos? Quizá un poco culpables, pero también pensaríamos que la frase es injusta porque ¿no tenemos derecho a decir que no a un plan que no nos gusta?, ¿qué culpa tenemos de que nuestra pareja acepte siempre nuestros planes y no proponga ninguno?, ¿por qué tiene que recurrir a esa frase tan desagradable para expresar sus necesidades?, ¿queremos que nuestra pareja sienta que se sacrifica por nosotros?

Antes de entender la maternidad como un sacrificio a nuestros hijos, como un desvivirse por ellos, deberíamos tener en cuenta estas palabras de Maite Vallet en su libro Educar a niños y niñas de 0 a 6 años: “Desvivirse” no ayuda a los hijos. Los hijos necesitan alguien lleno de vida que les enseñe a vivir. No alguien que renuncie a su propia vida por los hijos, y que les pase factura por haber dejado de vivir. Los padres que se desviven transmiten a sus hijos: “Yo no pude realizar mi proyecto de vida por ti, ahora te toca a ti prescindir del tuyo por mí”. Basar la vida en la renuncia y el sacrificio convierte al ser humano en un ser negativo y frustrado, un ser que se queja y culpabiliza”.

Macarena podría haber manifestado de forma asertiva cómo se sentía tras un día complicado. Tal vez podría tratar de conectar con sus hijas en lugar de quejarse . Habría sido buena idea quitarse de la cabeza la idea negativa que le ronda la cabeza de que no tendría que correr contrarreloj si no fuera por sus hijas.Seguramente las cosas habrían sifo diferentes si les hubiera conseguido motivar para realizar las tareas en casa. Podría intentar negociar las actividades del día escuchando las necesidades de sus hijas sin negar las suyas. Tal vez debería plantearse buscar maneras de cuidarse para recargar pilas (y no pensara que si no se cuida no es culpa de sus hijas). Sería importante que tuviera en cuenta que sus hijas no le piden que se sacrifique. Probablemente si hubiera sido coherente con las consecuencias de las decisiones que tomaron entre las tres sobre la hora de irse al parque,  se habría reducido el conflicto.  Si hubiera buscado  alternativas, tal vez no habría tenido que recurrir a una frase que no ayuda a educar y que tiene cierto sabor a amargura y rencor. Como nos comentó Marisa Moya en esta entrevista, “para que los niños se porten bien no hay, antes, que hacerles sentir mal porque esto no es motivador. Los niños se portan mejor cuando se sienten bien y se sienten bien cuando sus sentimientos son escuchados y comprendidos”.

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.