loader image

Educar es todo

Frases prohibidas: “No seas tonta”

Parece una frase inocua y parece que, cuando se la decimos a alguien, no le estamos llamando tonto. Pero, ¿entiende el cerebro de la persona que lo escucha lo mismo? ¿O entiende que lo llamamos tonto? Lo vemos con la historia de Ana y Elisa.
Gestionando Hijos. Saber más para educar mejor

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Frases prohibidas: “No seas tonta”

Parece una frase inocua y parece que, cuando se la decimos a alguien, no le estamos llamando tonto. Pero, ¿entiende el cerebro de la persona que lo escucha lo mismo? ¿O entiende que lo llamamos tonto? Lo vemos con la historia de Ana y Elisa. 

Ana es una niña alegre de 4 años que está dando un paseo con unos amigos por un precioso bosque. Le acompañan sus padres, unos amigos de sus padres y la hija mayor de estos, que tiene ya 12 años. El paisaje es precioso y Ana corretea por allí y por allá para disfrutarlo, como queriendo captarlo todo. La chica de 12 años, Elisa, le sigue la corriente y los padres se quedan atrás, paseando más tranquilamente. Elisa se está quedando sin aliento, Ana no para de corretear. Así que en un momento dado Elisa le dice:

-Ana, ¿por qué correteas tanto?

Y Ana, sin parar de correr y sin perder el aliento, le contesta:

-Porque quiero ver dónde están las hadas.

Elisa no puede contener su condescendencia:

-¡Venga ya! No seas tonta, las hadas no existen. 

Y enseguida Ana se pone a llorar y corre hacia sus padres, diciendo, con tremenda pena:

-¡Elisa me ha llamado tonta!

Elisa, desconcertada y con voz de arrepentimiento, les dice:

-No, solo le he dicho que no sea tonta…  

El padre de Elisa decide hacer con su hija un ejercicio.

-Elisa, cierra los ojos. Quiero que no pienses en un coche rojo. 

Elisa se pone a reír porque a su mente ha venido automáticamente Rayo McQueen en persona.

-Papá, eso es imposible.

Y entonces su padre le dice:

-Claro, Elisa, tu cerebro no ha entendido el no. Pues lo mismo pasa con la frase que le has dicho a Ana, no ha podido entender que no la estabas llamando tonta. 

Elisa se acerca a Ana y se pone a su altura y le dice:

Perdona, Ana. No creo que seas tonta, al revés, pienso que eres muy lista y no tenía que haberte dicho esto. ¿Seguimos buscando hadas? Yo nunca he visto por aquí, pero ¿quién sabe?

Y Ana y Elisa se ponen a corretear muy contentas por todo el bosque.

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.