loader image

Educar es todo

Jaume Roset: “¿Tú te imaginas un mundo en donde todos se dedicasen a aquello que les apasiona y hacen bien?”

Jaume Roset es experto en talento y forma a ejecutivos y managers en el desarrollo del liderazgo, el talento y las habilidades directivas. El 10 de junio en Barcelona nos planteará una interesante pregunta: “¿Qué prefieres: ser jardinero o escultor de tus hijos?”

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Jaume Roset: “¿Tú te imaginas un mundo en donde todos se dedicasen a aquello que les apasiona y hacen bien?”

 “¿Qué prefieres: ser jardinero o escultor de tus hijos?”. Esta es la interesante pregunta que nos planteará Jaume Roset el 10 de junio en Barcelona  Jaume es experto en talento y forma a ejecutivos y managers en el desarrollo del liderazgo, el talento y las habilidades directivas y en esta entrevista nos cuenta por qué es importante hablar del talento en la educación de nuestros hijos y cómo descubrirlo y cultivarlo. Para este experto, el secreto para descubrir y potenciar el talento de nuestros hijos “es crear condiciones en casa para que tu hijo empiece a brotar, a enseñarte quién es”, utilizando la curiosidad sin juicio (porque el juicio mata el talento). 

¿Cómo podemos ayudar a descubrir el talento de nuestros hijos y aquello que les apasiona?

Yo siempre utilizo una metáfora, que es la del jardinero. Tú imagínate que te dan una semilla y no eres una experta en semillas. Quieres saber qué frutos va a dar, de qué es esa semilla. La única forma que tienes de saberlo por ti mismo es plantarla, crear las condiciones para que  esa semilla empiece a brotar: ponerla en tierra fértil, regarla, cortar las malas hierbas… Esto es lo que transmito sobre el talento de los hijos y lo he comprobado con adultos: lo que mejor funciona es crear condiciones en casa para que tu hijo empiece a brotar, a enseñarte quién es. Porque si tú miras a tu hijo desde la curiosidad, que es lo que yo llamo el agua para la semilla, y le haces preguntas poderosas y potentes, tu hijo te va a decir muy claramente para qué tiene talento. Nuestra misión como padres es la de crear espacios con nuestros hijos para que ellos puedan mostrarte quiénes son y para qué tienen talento. Esa es la clave.

¿Cuáles serían esas condiciones que padres y madres debemos cuidar para que la semilla brote?

Hay muchas. El jardinero tiene muchísimas herramientas. La curiosidad es una de ellas, las preguntas poderosas es otra. Yo tengo un chaval al que le encanta la música. Ahora está apuntado a clases, pero en casa antes yo le veía escuchar música y que empezaba a cantar y bailar. Y yo le preguntaba: “¿Qué te gusta de la música?”. Y me decía que le encantaba porque le hace brillar, estar feliz. Te estás dando cuenta de que él tiene pasión para eso. Otro ejemplo: cuando está con los deberes del cole, tú ves enseguida que se come los deberes de matemáticas. Y le preguntas: “Oye, ¿qué es lo que te gusta de las matemáticas?” y te contesta: “Es que me gustan porque me hacen pensar”. Él ya te está diciendo que probablemente en el pensamiento abstracto ahí hay un talento. Estos son ejemplos simples de cómo, con curiosidad y sin juicio (que es lo que mata el talento de las personas), tú empiezas a descubrir por dónde va tirando tu hijo. Otra clave es dónde poner el foco. ¿Cuántas veces hemos oído o dicho cosas del tipo “Es que Pedro no es tan bueno en matemáticas como su hermana” o “es que Pedro no se calla en clase”?  Probablemente esa persona que no para de hablar en clase tiene unos talentos que son la capacidad de generar relaciones, la capacidad de comunicarse y también es verdad que puede ser inquieto. El tema es dónde pongo el foco como padre. Puedo estar todo el día diciéndole “estate quieto, no te muevas, siéntate, no molestes”. O puedo, desde la curiosidad, decirle: “Veo que disfrutas hablando con tus amigos. ¿Qué te gusta de eso?”. Como padre, ¿dónde pongo el foco: en lo que tiene, en lo que sí vale, o en lo que no? Muchas veces, como padres, tenemos una semilla que queremos que dé naranjas, porque toda mi familia ha dado naranjas toda la vida, pero mi hijo da limones. Yo puedo enfocarme en decirle que tiene que dar naranjas o aceptar que es un limonero que da limones. ¿Dónde pongo el foco? Esto tiene un efecto muy grande en los niños, ayuda muchísimo a construir su autoestima y les da confianza para desarrollarse allí donde son buenos, en donde tienen talento.

¿Por qué es importante hablar del talento en la educación de nuestros hijos?

En una ciudad grande, cógete el metro a las 8 de la mañana y mira el ambiente. Está lleno de gente mirando al suelo harta de ir a trabajar. ¿Tú te imaginas un mundo en donde todos se dedicasen a aquello que le apasiona y hace bien? ¿Tú sabes cómo sería eso? Yo trabajaba como senior manager en una multinacional, con un sueldo muy bueno, pero no era lo que me gustaba hacer. Hoy trabajo en una escuela de negocios ayudando a desarrollar el talento de la gente, desarrollando habilidades. Mi nivel de vida y mi felicidad no tiene nada que ver de lo que era a lo que es. Esa es la diferencia que hay  en tu plenitud y felicidad personal cuando tú tienes una dedicación o una vida alineada con tus talentos. Si nosotros desde pequeños no enseñamos a las personas a saber en qué son buenos y qué les apasiona, esas personas están condenadas a hacer trabajos y cosas donde ni son buenos ni van a ser felices. Me parece fundamental que todo el sistema educativo en general pero los padres en particular acompañen a sus hijos a descubrir qué talento tienen, qué es lo que les apasiona.

Imaginemos a unos padres preocupados porque su hijo no quiere dedicarse a nada. ¿Cómo podemos despertar en un chico al que parece que no le apasiona nada esa pasión que va a hacer que tenga una vida más plena?

Lo primero que habría que hacer es quitar hierro al asunto. La preocupación excesiva se la estamos transmitiendo a nuestros hijos. El papel de los padres en este asunto ha de ser el de la curiosidad, de observar muy atentamente en qué cosas mi hijo realmente disfruta. No me creo que un chaval no tenga nada con lo que disfrute. Lo que pasa es que muchas de las cosas que hace que tiene que saberlas, porque se requiere una formación elemental, no disfruta y tiene que hacerlas. La disciplina es una cosa muy importante en la vida. Como padre, en lugar de decirle a mi hijo lo que tiene que hacer, aconsejarle todo el día, que eso está muy bien y es importante, debería ser como tener dos brazos: con el derecho, utilizo la capacidad de aconsejar y guiar. Y con el brazo izquierdo utilizo la capacidad de acompañar, de preguntar. Cuando veo que mi hijo está disfrutando con algo, le puedo preguntar qué es lo que le gusta verdaderamente de eso, cómo se siente cuando hace esa actividad, con qué se conecta, qué hace que el tiempo le pase volando. Si voy adoptando esa actitud, el chaval va a tomar consciencia él solo de en qué actividades pone el corazón, disfruta y en qué actividades es bueno. Siempre hay algo, todas las personas tenemos algo único.

¿Qué mensaje central quieres dejar a padres y madres que asistan al encuentro?

Como padre, si quieres descubrir y ayudar a desarrollar el talento de tus hijos, lo mejor que puedes hacer es crear las condiciones para que tu hijo brote, para que él o ella te enseñe quién es. Si tú creas las condiciones, eso va a brotar por sí solo. Hay dos perspectivas, la del escultor y la del jardinero. La del escultor supone modelar a mi hijo como yo quiero que sea: ir con el cincel y darle por todos lados para que sea a la imagen que yo me he hecho de él. Esta es una perspectiva. La otra es la de confiar en que si yo genero las condiciones ese talento va a brotar. Ese es el mensaje.

¿Qué te parece el proyecto Gestionando hijos?

No hay nadie que nos enseñe a ser padres. Tú como madre o padre haces las cosas lo mejor que sabes, lo que has visto en tu casa o lo que puedes comentar con tu gente más cercana. Que haya una organización que se encargue de difundir herramientas, consciencia y formas de poder relacionarnos mejor con nuestros hijos me parece absolutamente necesario. Ayudarnos a educar no es un lujo, es una necesidad básica de las personas.


Jaume Roset estará el 10 de junio acompañado por un gran cartel de expertos. ¡Apúntate a vivir una jornada hablando de lo que más te interesa, la educación de tus hijos. Más información en www.gestionandohijos.com/evento

IMG_PONENTES-post-final (2)

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.