loader image

Educar es todo

¿Qué puedo hacer para mejorar la comunicación con mi adolescente?

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

Cuando hablamos de adolescencia siempre hay un comentario del tipo: “No se puede hablar con ellos o ellas”, “no hay quien les entienda”, etc. A mí estos comentarios me entristecen un poco. Creo que apartan a los adolescentes como si fueran bichos raros y los dejan de algún modo “excluidos”.

Cuando algo es difícil, o ni tan siquiera difícil, sino un poco desconocido, la salida más fácil es criticarlo, querer sacarlo fuera, de alguna manera señalarlo o ponerlo a un lado y, en el fondo, todos estamos deseosos de formar parte: los adultos (madres, padres, profesores) y los jóvenes. Todos queremos comunicarnos y entendernos.

4 claves para mejorar la comunicación familiar

Así que voy a contarte qué aspectos puedes observar y tener en cuenta, antes de querer mejorar la comunicación con los adolescentes.

  • Presencia: Es imprescindible para conectar. De esta forma haces saber al otro que es realmente importante y que estás ahí para él.
  • Escucha: Escucha de verdad, mirando a los ojos, sin juicio y sin estar pensando en tu respuesta o en qué vas a decir justo después.
  • Modelo: Te has parado a pensar cómo es tu modelo de comunicación. ¿Agresiva, Pasiva o Asertiva? Los hijos e hijas aprenden de nosotros y nos observan todo el tiempo. Esto es muy muy muy relevante y, por desgracia, lo olvidamos.
  • Punto de partida: ¿Desde dónde partes? Piensa en qué tipo de conversaciones tienes con tu hijo o hija adolescente. Si solo hablas con él para “sermonear”, hablar de tus tiempos o cómo eras tú de adolescente, decirle lo que está bien o está mal o si, por el contrario, consigues tener alguna conversación más fluida (cuando suena la flauta y te lo curras mucho) sobre sus intereses, experiencias, etc.

Una vez has repasado estos puntos y has analizado cómo estás en cada uno de ellos, ahora decide: ¿qué aspecto te gustaría mejorar?

A veces queremos comunicarnos mejor con nuestros hijos e hijas, pero realmente lo que estamos diciendo es que queremos que nos escuchen, nos hagan caso en lo que les decimos y nos dejen tranquilitos con nuestros miedos. Desde el miedo no nos vamos a comunicar bien. Desde ahí, solo buscamos confirmaciones y encontramos excusas.

Queremos que nos digan: “no, mamá tranquila no voy a beber.” “Papá no te preocupes que voy a estudiar y aprobar todo”. Y a veces lo dicen, ¿para qué? para dejarnos tranquilos (que es justo lo que queríamos).

Se nos olvida que los adolescentes son personas independientes, en crecimiento, pero personitas, y no nos comunicamos con ellos como con “otras personas”. Ya, no son tus amigos, lo sé, pero sus necesidades son iguales. Piensa qué te lleva a ti a comunicarte con otras personas:

  • Que te sientas escuchado
  • No haya juicio o consejo
  • Percibes conexión de ideas, sentimientos, intereses o gustos

Vale, ahora que ya has revisado todo esto en ti, vamos a buscar qué puedes hacer de cara a la comunicación con tu adolescente. Recuerda: toda la parte anterior es imprescindible para que lo que sigue te pueda servir de algo.

La clave: generar espacios comunes de conexión:

  • Curiosidad por lo que hace, escucha, a quién sigue. Ya sabes, igual que veías “Pepa Pig” y “La Patrulla Canina” ahora toca saber de youtubers, su música o TikTok.
  • Comparte tiempo en algo que os pueda aportar a ambos. Sus hobbies y tus hobbies. Valora y haz propuestas.
  • Apóyale con lo que tenga dificultad. No se lo resuelvas ni le rescates. Dale tu apoyo y pregunta qué necesita de ti o cómo puedes ayudarle.
  • Críticas reducidas. Las críticas que solemos hacerles no son “constructivas” ni tienen mucho filtro. Entendedme, les podemos decir si algo no nos gusta o poner un límite, pero no hablo de eso. A nadie nos gusta que nos critiquen así alegremente (“como vas así a la calle” “pues vaya pintas que llevas” “si vas pintada como una puerta” …) y como son nuestros hijos e hijas, pensamos que tenemos todo el derecho. Esas críticas dañan y se fijan en su autoestima.
  • Usa el humor. Eso siempre une y encima te echas unas risas. Sé ingenioso y cuidadito con el sarcasmo, a veces es hiriente.

Según tu punto de partida, tendrás que trabajar más en una cosa u otra o entrenarte en ciertas habilidades. Es posible que en tu propia observación ya hayas detectado elementos a modificar y tengas que entrar en acción. Ese el inicio del camino. Si tú cambias de lugar, todo se mueve. Y después trabaja en la conexión. Ese es el objetivo.

¿Tienes claro la salida y la meta? Te va a ayudar mucho si lo plasmas en algún sitio y de todos los puntos que te he dicho, diseñas pequeños pasos a hacer. Lleva a la práctica esas modificaciones y observa qué pasa en la comunicación con tu hijo o hija adolescente.

Recuerda, puedes trabajar en ello. No desesperes.

Si te ha gustado este contenido, no puedes perderte los cursos, vídeos, talleres, etc., que te esperan en Educar es Todo, la escuela de padres y madres online que te ayudará a saber más para educar mejor. Rodéate de los mejores expertos y expertas y resuelve todas tus dudas educativas. ¡Te esperamos!

Alma Mª Ors

Alma Mª Ors

Psicóloga experta en infancia y adolescencia
+ INFO
CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.