loader image

Educar es todo

¿Qué hacer para que tus hijos cooperen?

Hay alternativas a las peleas, las amenazas, los sermones y las descalificaciones: ofrecer información y expresar de manera adecuada nuestros sentimientos y necesidades. Porque lo primero es no deteriorar la relación.
conflictos con nuestros hijos e hijas

SÚMATE A LA COMUNIDAD

Y recibirás semanalmente en tu correo nuestra Neswletter “Buenas ideas educativas”.

A veces, no es fácil que en una casa con niños reine la paz y la tranquilidad en todo momento. Cualquier pretexto (recoger la habitación, bañarse y ponerse el pijama, acabar los deberes del cole…) puede servir de argumento teatral para que nuestros hijos representen una obra llena de drama, contiendas,  despechos y venganzas. Claro está que estoy exagerando un poco aunque seguro que algunos nos encerraríamos en el baño antes de esperar el desenlace final. Es más, estamos tan cansados y hartos que ni siquiera queremos saber cómo termina la historia.  Sin embargo, estamos aquí para educar (aunque no sea tarea fácil, ya lo sabemos), para aprovechar estos conflictos cotidianos y dar ¨la vuelta a la tortilla¨ transformándolos en oportunidades de aprendizaje para nuestros hijos y para nosotros mismos.

Como decía, no es fácil, incluso el detalle más PEQUEÑO consigue sacarnos de nuestras casillas. Soy consciente de que lo que os voy a contar no tiene importancia, pero precisamente por eso hace que pierda tan fácilmente los nervios. Se convierte en algo personal. Llevo más de un año, sí, más de un año, intentando que mi hijo adolescente cierre las puertas de su armario tras coger la ropa que necesita. “¿Tanto cuesta cerrar el armario?” Me digo a mí misma. Lo he probado todo. Vaya, lo normal. Lo he acusado y culpabilizado: “Grrrrr ¡Otra vez, como siempre, las puertas del armario abiertas! ¡Qué desastre!”.  He usado calificativos de los que no me siento orgullosa.  Le he amenazado. Le he lanzado órdenes. Otras veces le he sermoneado hasta parecer una plasta.  Le he advertido: “Lo sabes, se llenará la ropa de polvo y ya sabes que tienes alergia, luego no me vengas lloriqueando y moqueando”. He utilizado comentarios de mártir: “¡No me lo merezco!”. Lo he comparado con su primo: “¡Es tan ordenado!”. Hasta he probado con el sarcasmo. Y no sigo. Esta batalla de resistencia la está ganando él. ¿Creéis que he conseguido que cierre las puertas del armario?

Por un momento, pensemos en todos los sentimientos negativos que podemos provocar en nuestros hijos cuando actuamos así: “¡No le importo!, le importa más el armario que yo”, “¿Soy un desastre? Ahora sí que pienso ser un desastre de veras”, “¡Mi madre es una plasta, la odio!”, “Pues sí, cuando sea mayor viviré en una pocilga como me dice, ¡no me importa!”. Difícilmente lograremos un mejor comportamiento haciendo que se sientan mal. Estamos tan acostumbrados a exigir que hemos olvidado simplemente pedir.

La semana pasada cayó en mis manos un libro “Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen” donde se explica algunos recursos para obtener cooperación. Desde luego, no todos dan resultado para todas las situaciones y/o para todos los niños. Cada uno de nuestros hijos tiene su personalidad. Aunque si existe coherencia entre lo que decimos, hacemos y la emoción desde donde les hablamos pueden funcionar. Os animo a probar. Quiero decir que no tendría sentido utilizarlos si nuestro lenguaje corporal o tono de voz no es acorde con lo que les estamos diciendo. ¡Qué importante es la INTENCIÓN que ponemos en las cosas! Siempre queda al descubierto.

Estas habilidades son las siguientes.

  • DESCRIBIR LO QUE VEMOS. SIN JUICIO. SIN VERTER NUESTRA OPINIÓN. HACERLO DE MANERA NEUTRA. Las veces que le he hecho saber a mi hijo que su habitación “parece desordenada” con las puertas del armario abiertas nos hemos enzarzado en una discusión sin fin. ¿Sabéis? Para mi hijo no es un problema de desorden. Por ejemplo, en lugar de decir, “Eres un desordenado” (ataco a su persona, va a SU SER) probar con “Hay papeles en el suelo de tu habitación” (luego podrá llegar la petición).

 

  • DAR INFORMACIÓN. Si nuestro hijo deja la toalla mojada encima de la cama al salir de la ducha podemos decirle. “La ropa húmeda coge olor desagradable aunque esté limpia, por eso las toallas han de extenderse”. (Luego podrá llegar la petición).

 

Con estas descripciones y ofreciendo información (NEUTRA) les damos tiempo y opción para que ellos sepan y decidan qué pueden hacer (les responsabilizamos), aunque también podemos HACER UNA PETICIÓN CONCRETA: “¿Puedes recogerlos y tirarlos a la papelera?”, “¿Puedes extender las toallas donde ya sabes?”, “¿Necesitas algo para hacerlo?”. (Recordad que esta petición ha de ser positiva, específica, explicando qué es lo que realmente queremos que hagan).

 

  • DECIRLO CON UNA PALABRA. Menos es más. Nuestros hijos no soportan nuestros sermones. No les interesan nada de nada. “¡La toalla, por favor!”.
  • HABLAR DE TUS SENTIMIENTOS sin culpabilizar ni personalizar. “No me gusta ver las puertas del armario abiertas”. Aunque puede que a él tampoco le guste oír esto (pues no es la primera vez que se lo dices) no puede molestarse pues no es nada personal. Expresas simplemente tus sentimientos.

 

  • Aquí me gustaría aportar lo útil que es EXPRESAR a continuación TU NECESIDAD INSATISFECHA (M. Rosenberg), sin juzgar ni culpabilizar: “Necesito orden para sentir calma”. Cuando nos enfrentamos a una situación que nos disgusta siempre hay una necesidad que no está siendo satisfecha. Cada cual verá cuál es: necesidad de orden, de reconocimiento, de respeto… Si has expresado tus sentimientos y tu necesidad insatisfecha de una forma neutra, sin culpabilizar, sin juzgar, sin poner el foco de tus males en el comportamiento del otro como causa de todo lo que te está pasando, es más fácil que tu hijo atienda luego tu petición y se vuelva más colaborativo. ¡Aunque no siempre sea a la primera!

 

  • ESCRIBIR UNA NOTA. Este último recurso es el que he utilizado para “mi problema”.

 

Además, teniendo en cuenta que mi hijo tiene mucho sentido del humor… ¡Ha funcionado!

 

“Lucas, por favor, no olvides cerrar mis puertas, tengo corriente de aire y me resfrío.

¡Muchas gracias, chaval! ¡Nos vemos!”

Firmado:

Tu Armario.

PD: “Por cierto, esta camisa te queda guay”

Lo importante de esta forma de comunicarnos es que, en todo momento, cuidamos la relación con nuestros hijos. No deteriorar la relación es lo principal.

 

CADA LUNES Y JUEVES DEL 10 MAYO AL 10 DE JUNIO DE 22:00h A 23:00h

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.