loader image

Educar es todo

Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

NUEVO EBOOK

Todo lo que necesitas saber para evitar que tus hijos e hijas desarrollen adicciones

Descubre:

La importancia de cubrir sus necesidades.

Qué es el apego y qué tiene que ver con las adicciones.

Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a evitar las adicciones.

Escenas educativas 14: Un mensaje emocionante y necesario: Lo mejor para tus hijos eres tú

Leonor nos habla de un texto viral que circula en redes sociales y de los juicios que solemos emitir y tenemos que soportar por la forma en que criamos y educamos a nuestros hijos.
Herencia 1.4

7 herencias que puedes dejar a tus hijos

Descúbrelas respondiendo a esta pequeña encuesta:
 

Leonor nos habla de un texto viral que circula en redes sociales y de los juicios que solemos emitir y tenemos que soportar por la forma en que criamos y educamos a nuestros hijos. Y apuesta por apoyarnos para recuperar la confianza y el sentido común en la labor más desafiante y apasionante que tenemos entre manos. 

Una de las cosas que más me llaman la atención desde que soy madre es cómo todo el mundo opina, incluso gente prácticamente desconocida. Sin ir más lejos, al poco de nacer mi hijo, con las dificultades típicas de la lactancia (que si el bebé no se engancha en la teta, que si cómo cogerlo, que si la postura…) la madre de mi compañera de habitación en el hospital, perfectamente desconocida, empezó a abrumarme con sus opiniones sobre cómo lo cogía. Y en los primeros paseos, en los primeros diez metros me encontraba con alguna persona, también desconocida, que me decía: “Ese niño está pasando frío”. Pocos pasos después, otra persona me soltaba de repente: “Uy, está muy abrigado”. Y como decía Alberto Soler en un artículo que publicasteis, a mí también me pasó que, como mi hijo lloraba con energía siendo un bebé de menos de un mes, enseguida la gente que lo veía en la calle me decían que me preparara, que qué malo. Y no hablemos ya de los métodos para dormir (de dejarle llorar al colecho), de los juicios si dabas el pecho hasta tarde o si dejabas el pecho pronto… A veces, como el anuncio del que hablasteis, parece que las madres estamos en permanente lucha por creer que nuestro estilo de crianza y educación es el mejor y nos sentimos permanentemente juzgadas (y juzgamos continuamente). Así que para mí ha sido un soplo de aire fresco encontrar este texto en el muro de Facebook de Una Mamá Práctica y colgado después en el tablón de anuncios de una consulta de pediatría:

Lo mejor no es el pecho.
Lo mejor tampoco es el biberón.
Lo mejor no es que lo cojas.
Lo mejor tampoco es que lo dejes de coger.
Lo mejor no es que lo tumbes así.
Lo mejor tampoco es que lo tumbes del otro modo.
Lo mejor no es que lo tapes de una forma.
Lo mejor tampoco es que lo tapes de la otra forma.
Lo mejor no es que lo abrigues con esto.
Lo mejor tampoco es que lo abrigues con aquello.
Lo mejor no es que le des purés.
Lo mejor tampoco es que le des trozos.
Lo mejor no es lo que te dice tu madre.
Lo mejor tampoco es lo que te dice tu amiga.
Lo mejor no es que esté con una niñera.
Lo mejor tampoco es que vaya a la guardería o esté con abuelos.
Lo mejor no es que siga ese tipo de crianza.
Lo mejor tampoco es que siga ese otro estilo de crianza.

¿Sabes lo que realmente es lo mejor?
LO MEJOR ERES TÚ.
Lo mejor es lo que a ti te hace sentir mejor.
Lo mejor es lo que tu instinto te dice que es mejor.
Lo mejor es lo que a ti te ayuda a estar bien también.
Lo mejor es lo que te permite a ti ser feliz con tu familia.
Porque si tú estás bien, ellos reciben lo mejor. Porque lo mejor eres tú.
Porque si tú te sientes segura, ellos también se sienten seguros.
Porque si tú crees que lo estás haciendo bien, tu tranquilidad y felicidad les llega a ellos.
PORQUE LO MEJOR ERES TÚ.

Dejemos de intentar decir a cada madre / padre qué es lo mejor.
PORQUE LO MEJOR REALMENTE PARA TUS HIJOS ERES TÚ.

Ojalá dejáramos de juzgar y empezáramos a apoyar y a cuidar que cada madre críe a su hijo como mejor crea, porque si una madre está bien su bebé estará bien. Y tal vez, solo quizá, si hiciéramos lo mismo con los padres y madres que educan a sus hijos volveríamos a recuperar el sentido común y la confianza que parece que hemos perdido en una época de tanta información de expertos que quizá, solo quizá, nos abruma, nos divide en bandos y nos hace encasillarnos y juzgarnos.

NUEVO EBOOK

Todo lo que necesitas saber para evitar que tus hijos e hijas desarrollen adicciones

Descubre:

La importancia de cubrir sus necesidades.

Qué es el apego y qué tiene que ver con las adicciones.

Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a evitar las adicciones.

Hazte miembro deEDUCAR ES TODO
premium

POR SOLO
1,50€AL MES

Iniciar sesión
Contraseña olvidada
Introduce tu nombre de usuario o correo electrónico y te enviaremos las instrucciones para cambiar tu contraseña a tu correo electrónico.