Emociones: cómo convertirlas en aliadas y no en enemigas

Frases como “no llores”, “no es para tanto”, “no te puede dar eso miedo”… hacen que veamos las emociones como algo de lo que no se debe hablar y en ocasiones hasta no debemos sentir. Sin embargo, evitar sentir, reprimirlas o dejarlas de lado lo único que consigue es que no seamos conscientes de ellas, no hace que desaparezcan.

Las emociones, al igual que los pensamientos, son un flujo continuo que sucede queramos o no, ya que son respuestas de adaptación al medio que nos rodea. Cuando hablamos de emociones positivas, negativas o neutras nos referimos a ellas en términos del bienestar o malestar que producen en nosotros.

No obstante, cualquier emoción que se vive con gran intensidad y de forma prolongada en el tiempo, puede ocasionar en la persona que la siente grandes consecuencias desagradables, tanto a nivel físico como psicológico. Por ello, es muy importante que seamos capaces de entender y regular adecuadamente nuestras emociones porque pueden convertirse en nuestro peor enemigo, y en ello nos ayuda la experta en Educación Emocional y creadora del Método La Granja Ability training center©, Cristina Gutiérrez Lestón.

 

Tres aspectos principales para comprender las emociones

 

  • Son preconscientes

Esto significa que son involuntarias, es decir, que “suceden antes de que seamos conscientes de que las estamos sintiendo. Por tanto, no podemos evitar sentir rabia ni miedo ni tristeza, pero sí podemos regularlo. Por eso nos cuesta tanto dominarlas y demasiadas veces son ellas las que nos mandan a nosotros”, aclara la experta.

 

  • Constituyen un factor clave para la supervivencia

Las emociones nos ayudan a sobrevivir como especie, nos avisan de algo para que paremos y prestemos atención.

 

  • Las hay positivas y negativas

Esto no es sinónimo de buenas y malas; como hemos comentado, nos ayudan a sobrevivir, por lo que todas son buenas. “Entendemos como emociones positivas aquellas que nos acercan al bienestar, como la alegría, la calma y la ilusión, entre otras, y las negativas como las que nos alejan de él, como el miedo, la rabia y la envidia”, explica Cristina Gutiérrez.

 

¿Cómo convertirlas en nuestras aliadas?

 

En primer lugar, “con consciencia emocional, que es cuando nos damos cuenta de lo que sentimos”, nos enseña la especialista. En segundo, teniendo recursos para regularlas. Si, por ejemplo, nos hemos enfadado con algún compañero de clase, nos vamos a correr al patio en vez de insultarle o pegarle. Y, por último, “siendo un ejemplo. Si los padres tenemos una sana autoestima, sabemos trabajar en equipo o podemos regular nuestra ansiedad, nuestros hijos lo aprenderán porque al fin y al cabo somos lo que vemos y practicamos”, cuenta Gutiérrez.

 

Recursos que podemos utilizar

 

  • Empleemos preguntas

Sustituyamos el “no estés triste” por un “¿estás triste? ¿Quieres contarme el motivo?”. Con esta pregunta estamos validando su emoción. Tenemos que tener presente que “la tristeza es natural y no la podemos evitar, solo regular. Y, sobre todo, que no nos asuste su pena o acabará asustándole al niño también”, declara la experta.

 

  • No neguemos sus sentimientos

Si le decimos que no llore, creerá que no le está permitido y se sentirá culpable cuando lo haga. Al negarlo, no podrá ser consciente. Y si no es consciente, no será capaz de regular esa emoción que siente de una manera que sea no solo positiva para nuestro hijo, sino también para las personas que lo rodean.

 

  • Tenemos que ir más allá

Cuando experimentemos una emoción negativa, debemos preguntarnos: “¿de qué nos está avisando?”, “¿qué ha pasado hoy?”. Hemos de encontrar el motivo y hablarlo con alguien, de esta forma nos sentiremos mejor.

 

 

Y si eres profesor y estás interesado en enseñar a tus compañeros a cómo gestionar sus emociones para así poder ayudar a vuestros alumnos a comprender y a regular las suyas, os animamos a ver este vídeo en el que la especialista Cristina Gutiérrez nos explica cómo hacerlo con ejemplos muy útiles.

 

 

 

 

Picture of eguzman

eguzman

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera