Martina Massana: “Encajar no debe ser un objetivo forzado”

La joven activista contra el bullying publica "Yo también soy diferente", un revolucionario libro para celebrar el valor de ser uno mismo y plantar cara al acoso escolar.

La lacra del acoso escolar no deja de aumentar. El bullying es una realidad que sufren muchos niños y adolescentes, algo que les afecta en su día a día y en su autoestima. Concretamente, según el último informe de la fundación Anar y Mutua Madrileña, un 24,4% de los alumnos, es decir, 1 de cada 4, percibe que hay un caso de acoso escolar en sus aulas.

Para concienciar de la gravedad de este problema tan presente en nuestra vida cotidiana, Martina Massana, una activista contra el bullying de tan solo 17 años, publica Yo también soy diferente, un libro necesario con el que celebrar la libertad de ser uno mismo, aprender a combatir el bullying y descubrir el poder de ser diferentes. Sus páginas están repletas de herramientas y propuestas de futuro para poner en práctica en cada escuela.

 

 

Pregunta: En el libro mencionas que la protagonista es diferente, pero, ¿a qué te refieres con que es diferente? ¿Qué es ser diferente al resto?

 

Respuesta: Nosotros nos definimos por nuestros rasgos, nuestras formas de actuar y de ser. La cuestión es que parece que hay algunas de estas características que comparten más personas que otras, y con estas establecemos una norma. Sara, la protagonista, se siente diferente porque ve que sus rasgos hacen que no encaje del todo en ese molde que incluso ella percibe como la normalidad. A nuestros ojos, ser diferente significa eso, alejarse de la referencia, compartir demasiado pocas de esas características normativas.

 

-P: Dada tu juventud, ¿qué es lo que te incentivó para escribir este libro? 

 

R: Afortunadamente, puedo decir que nunca he sido víctima de acoso, pero sí que ha sido algo que he presenciado a lo largo de mi experiencia escolar. Está claro que el punto de vista del espectador no está al mismo nivel del de la víctima, pero el sentimiento de impotencia que dictó cómo me sentía en esas ocasiones, también me marcó. Al fin y al cabo, presenciar una situación en la que una persona se encuentra tan vulnerable y no saber cómo actuar también impacta.
Es por eso que este libro es un reclamo a la diversidad y a la autocomprensión y comodidad con uno mismo como objetivo. Ser diferentes sólo nos hace más únicos, y ser comprensivos también nos hace más empáticos.

 

-P: ¿Alguna vez te has sentido diferente frente a las personas que te han rodeado y te ha dado miedo no encajar?

 

R: Desde mi propia experiencia personal, puedo decir que cuando era pequeña sufrí un cambio bastante drástico en mi vida cuando pasé de curso. Muy parecido al hecho de cambiar de colegio, pero añadiendo el hecho de que fue consecuencia causada por el intento de adaptar un rasgo directamente mío.
En ese momento fue cuando el sentimiento de ser diferente al resto más se amplificó. Tuve miedo de no encajar y de no evolucionar del “bicho raro” que yo misma creía y sentía que era. Y de hecho, a veces, aún lo siento.

 

“Ser diferentes sólo nos hace más únicos”, Martina Massana

 

-P: ¿Qué les aconsejas a las personas que, como a Sara, los cambios les asustan y tienen miedo de no encajar?

 

R: A todas las personas que, como Sara y yo, le temen al cambio les aconsejaría que lo vieran como algo natural porque la vida consiste en esto, en cambios, y que realmente con cada experiencia se va haciendo más fácil afrontarlos.
Pero, del mismo modo, encajar no debe ser un objetivo forzado. Hay ambientes en los que nos sentimos más cómodos y nos sale solo, y otros en los que nunca acabaremos de encontrar nuestro lugar, en el que tendríamos que forzar un cambio en nosotros para encajar. A mí siempre me sirve preguntarme entonces: “¿Realmente valdría la pena?”.

 

-P: El acoso escolar es un gran problema que nos preocupa a todos, sobre todo a los padres. ¿Qué podemos hacer para concienciar a nuestros hijos del valor de ser diferentes y erradicar las dinámicas que fomentan el bullying o acoso escolar?

 

R: Para cambiar la visión de la diferencia, un primer paso es entenderla como algo que todos, aunque parezca contrario, compartimos. Esas personas de las que nos vemos tan diferentes son igual de distintas a nosotros que nosotros de ellos. Empezar a concebir las diferencias como algo recíproco también nos puede ayudar a verlas menos imponentes y a reducir la carga que nos suponen. Incluso esta idea es la que nos puede dirigir a percibirlas como algo menos diagonalizado y más horizontal.

Picture of eguzman

eguzman

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera