Primer día de escuela infantil o colegio: cómo gestionarlo con respeto hacia el niño

La psicóloga Teresa Jiménez nos aporta varias estrategias que tenemos que poner en marcha los días previos al comienzo del curso escolar.

El primer día de escuela infantil o colegio de nuestros hijos es un hito bastante importante en su vida, un momento muy emocionante que también puede provocar ansiedad tanto en los niños como en nosotros, los padres.

Un cambio es un cambio y eso siempre genera incertidumbre. A veces es a nosotros a los que nos cuesta más gestionar la situación porque no siempre estamos preparados para soltar y entender que están creciendo, pero también es natural que los niños sientan miedo o nerviosismo cuando se enfrentan a un nuevo entorno y a personas desconocidas.

Para disminuir el estrés emocional que puede causar dicha situación, la psicóloga Teresa Jiménez nos da varias estrategias que tenemos que poner en marcha los días previos al primer día de escuela infantil o colegio.

 

Pautas para preparar a nuestros hijos al primer día de curso escolar

 

  • Empecemos unas semanas antes del primer día del curso a acostumbrarles con los horarios que tendrán durante el periodo escolar. Así, les resultará más sencillo despertar y acostarse a una hora determinada. Lo mismo sucede con los momentos relacionados con la comida.

 

  • Dejemos que nos ayuden en la elección de la ropa que llevarán el primer día, en escoger su mochila o lo que almorzarán, que podemos prepararlo juntos el día de antes.

 

  • El primer día de clase deberíamos levantarnos temprano, las prisas no son buenas y generan estrés. Hemos de evitar dormirnos o llegar tarde para que haya tiempo para las despedidas tranquilas y los rituales que nos unen.

 

  • Generémosles seguridad y hablémosles con antelación de lo que ocurrirá en breve para que conozcan dónde y con quién van a estar. Por ejemplo, podemos marcar la fecha en el calendario y que vayan tachando cada día en forma de cuenta atrás. También podemos pasear por el lugar que recorrerán cada día hasta el colegio para que se familiaricen con la ruta.

 

  • Si aún no conocen el centro, acerquémonos con ellos y, si nos lo permiten, visitémoslo por dentro. Asimismo, es una muy buena opción que conozcan al maestro o maestra en la primera reunión que tenga con nosotros antes de empezar el cole.

 

  • Démosle importancia a las emociones que sientan y compartamos las nuestras también. Además, podemos contarles nuestra experiencia de cuando teníamos su edad y tuvimos que ir por primera vez a clase. Saber que mamá o papá pasaron por la misma situación y pudieron enfrentarlo, les ayuda a empatizar y a sentirse comprendidos.

 

  • También podemos recurrir a cuentos relacionados con la temática, como por ejemplo Siempre pienso en ti de Kathi Appelt y El hilo invisible de Patrice Karst.

 

  • Nunca hagamos comparaciones porque les genera desconfianza y malestar. “Mira a Carlos, qué mayor, que no llora”, “mira a Antonio, que ya entra solo”, “uy no te pondrás triste ¿no?, tus hermanos no lo hicieron”…

 

  • Intentemos que vayan hasta el sitio andando, sin cogerles en brazos. O, al menos, unos metros antes de entrar al colegio pongámosles su mochila y dejémosles que den sus primeros pasos. Alentémosles y si les cuesta recurramos a un juego. Por ejemplo, podemos decirles: “Vamos a ir dando saltitos como los conejos hasta la puerta, ¿te parece?”.

 

  • Sonriamos y despidámonos de forma afectiva, pero rápida. Es decir, no es conveniente que nos quedemos observándoles un largo rato después de despedirnos de ellos.

 

Y recordad, el primer día de escuela infantil o colegio es solo el comienzo de un nuevo capítulo en la vida de nuestros hijos. Así que, mantengamos una actitud positiva y respetuosa, y seamos un apoyo constante para ayudarles a superar cualquier dificultad. Si les permitimos expresar sus emociones y les damos seguridad y confianza, esta transición será más fácil y exitosa.

Picture of eguzman

eguzman

Añade aquí tu texto de cabecera

Añade aquí tu texto de cabecera